creditea
Un préstamo es un contrato por el que una de las partes (a la que denominamos prestamista) entrega dinero a otra (llamada prestatario). Por su parte, el prestatario se compromete a devolver al prestamista todo el dinero prestado más los intereses, fijando para ello unas condiciones y un plazo de tiempo específicos. La amortizaci&o...

¿En qué consiste la amortización de un préstamo?

Un préstamo es un contrato por el que una de las partes (a la que denominamos prestamista) entrega dinero a otra (llamada prestatario). Por su parte, el prestatario se compromete a devolver al prestamista todo el dinero prestado más los intereses, fijando para ello unas condiciones y un plazo de tiempo específicos.

 La amortización de un préstamo es, precisamente, el proceso que sigue el prestatario para ir devolviendo el dinero inicial, más los intereses, al prestamista.

 

¿Cómo calculo la amortización de un préstamo?

En función del tipo de amortización, se realizará de una forma u otra. El caso más simple es el de una amortización con reembolso único, en la que, al terminar el plazo del préstamo, pagaremos de una sola vez tanto el dinero prestado inicialmente como los intereses. Veamos un ejemplo:

Fuente: GESTIÓN FINANCIERA: MARÍA EUGENIA BAHILLO MARCOS, MARIA CARMEN PÉREZ BRAVO, GABRIEL ESCRIBANO RUIZ

En este caso, se han prestado 15.000€, con un interés al 6% anual y un plazo de 5 años para devolver el préstamo. Así, podemos calcular que, para amortizar este préstamo, tendremos que devolver un total de 20.073,38€ al transcurrir los cinco años (15.000 € del dinero que nos prestaron al principio más 5.073,38 € en concepto de intereses).

Sin embargo, el proceso habitual de amortización de un préstamo y su cálculo resultan más complejos, y es preciso conocer todos los elementos que lo conforman para, posteriormente, poder devolverlo, es decir, amortizarlo. ¡Vamos a ello! Esto son los componentes de un préstamo:

·         Nominal del préstamo o principal: Cantidad de dinero que nos dan cuando nos conceden el préstamo y que hay que devolver junto con los intereses.

         Término amortizativo del periodo o cuota a pagar: Cantidad de dinero que hay que pagar cada cierto tiempo (según lo pactado) para ir devolviendo poco a poco el préstamo.

Una parte de esta cantidad servirá para pagar los intereses y otra para pagar el principal del préstamo. Según el sistema de amortización que apliquemos, dedicaremos más o menos dinero a cada cosa.

         Capital vivo del periodo: A medida que vamos abonando las cuotas del préstamo, la deuda que tenemos irá disminuyendo. El capital vivo del periodo es la cantidad que aún debemos al prestamista. Es decir, no se trata de toda la deuda (nominal + intereses) sino únicamente de la parte del nominal que aún tenemos que devolver.

         Capital amortizado hasta un determinado periodo: Es un concepto idéntico al del capital vivo pero visto desde otro punto de vista. Si el capital vivo es la parte del nominal que nos queda por pagar, el capital amortizado es, precisamente, la parte del nominal que ya hemos pagado.

         Cuota de intereses del periodo: Es la parte de la cuota de un préstamo que debemos pagar periódicamente y que está destinada a amortizar sólo los intereses, no el principal del préstamo.

         Cuota de amortización del periodo: Es la parte de la cuota de un préstamo que debemos pagar periódicamente y que se destina sólo a pagar el principal o nominal del préstamo, no los intereses.

En el caso de los préstamos que responden a este esquema, la cantidad total a amortizar será la suma de todos los términos amortizativos o de las cuotas a pagar del préstamo.

 

Tablas de amortización de préstamos

 

Todos los conceptos anteriormente mencionados se suelen representar dentro de una tabla que se denomina cuadro de amortización de un préstamo. Si bien no tiene una estructura fija, y no siempre están contemplados todos estos componentes, la forma típica de un cuadro de amortización suele tener una apariencia similar a esta:

Fuente: GESTIÓN FINANCIERA: MARÍA EUGENIA BAHILLO MARCOS, MARIA CARMEN PÉREZ BRAVO, GABRIEL ESCRIBANO RUIZ

 

Tipos de amortización

 

No existe un único sistema de amortización, sino que hay varias opciones, cada una con sus ventajas e inconvenientes. Por lo general, el sistema francés de amortización es el más frecuente en la práctica y es el que cualquier entidad financiera suele aplicar por defecto (salvo que se especifique otra modalidad de amortización). Pero, ¿en qué consiste el sistema de amortización francés?

 

 

Sistema de amortización francés

/span>

 

El sistema de amortización francés se caracteriza por tener unas cuotas constantes. Esto implica que al principio de la amortización tendremos que pagar más intereses y menos al final.

El término amortizativo, es decir, la cantidad total a pagar en cada periodo, es el mismo durante todo el préstamo y, por ello, casi todo el mundo opta por pedir un préstamo bajo este sistema, ya que nos permite gestionar con más facilidad nuestras finanzas.

¿Ventaja? Que, ya de antemano, sabes cuánto has de pagar en cada periodo de tiempo (siempre y cuando el tipo de interés no varíe, claro).

 

Y, ¿Cómo desventaja? Que el principal del préstamo no se empieza a amortizar, en su mayoría, hasta los últimos pagos del préstamo. Veamos cómo funciona este método con un ejemplo:

 

Fuente: GESTIÓN FINANCIERA: MARÍA EUGENIA BAHILLO MARCOS, MARIA CARMEN PÉREZ BRAVO, GABRIEL ESCRIBANO RUIZ

 

En este ejemplo, vemos que el prestatario tiene que pagar al prestamista un total de 14.215,73 euros en concepto de cuota anual mientras dure el préstamo.

Una parte de esa cantidad irá a abonar los intereses generados y la otra servirá para devolver parte del nominal o capital del préstamo. Así, en la primera cuota a pagar, de los 14.215,73 euros establecidos, 6.500 (50.000 x 13% de interés) se pagarán en concepto de intereses, mientras que los 7.715,73€ restantes se usarán para amortizar el capital del préstamo, con lo que se restan a los 50.000€ iniciales quedando 42.284,27€ por pagar.

En la siguiente cuota (siempre 14.215,73€), la cantidad que hay que dedicar a pagar en concepto de intereses disminuye, pues en esta ocasión será de 5.496,95€ (42.284,27€ x 13% de tipo de interés), quedando 8.718,78€ que se descuentan del nominal. Así, tras la segunda cuota, quedará un nominal de 33.565,49€.

 

Este proceso continúa para las posteriores cuotas a pagar, tal y como refleja el cuadro. Como dijimos, en el sistema francés, la cuota a pagar siempre es la misma, pero, a medida que pasa el tiempo, en cada una de ellas irá disminuyéndola cantidad para pagar intereses e irá aumentando la cantidad dedicada a amortizar capital. Al final del préstamo, el prestamista habrá pagado al prestatario un total de 71.078,65€ por haber recibido 50.000€ hace cinco años.

 

¿Complejo? Veamos qué tal funciona el método alemán, otro de los más utilizados.

 

Método alemán de amortización

 

El método alemán de amortización o método de cuotas de amortización constantes, se caracteriza por un pago constante del nominal del préstamo, lo que supone que el pago de intereses variará cada mes, siendo mayor al principio y menor al final. Esto se traduce en que las cuotas a pagar irán disminuyendo conforme pasa el tiempo.

 

¿La ventaja? Que todos los años te vas quitando una parte proporcional del nominal del préstamo o del capital.

 

¿La desventaja? Que, en los primeros periodos de pago, las cuotas a pagar pueden ser tan elevadas que resulte difícil afrontar el pago.

 ¡Vamos con otro ejemplo!

 

Fuente: GESTIÓN FINANCIERA: MARÍA EUGENIA BAHILLO MARCOS, MARIA CARMEN PÉREZ BRAVO, GABRIEL ESCRIBANO RUIZ

 

Como vemos en este sistema, la cantidad de nominal que amortizamos cada año no varía, ya que amortizaremos siempre 10.000€. En cambio, las cuotas sí varían:

-          La primera cuota será de 12.400€, de los cuales 10.000 son del nominal y 2.400€ (30.000 x 8%) de interés.

 

-          En la segunda cuota, como de los 30.000€ de nominal ya nos hemos quitado 10.000€, ya solo quedan 20.000€. Por ello, en concepto de intereses sólo hemos de pagar 1.600€ (20.000 x 8%). Así, sumando la cuota de interés y la de nominal, tendremos que pagar un total de 11.600€ en la segunda cuota.

 

-          En la tercera y última cuota, teniendo en cuenta que ya nos hemos quitado otros 10.000€ del nominal, en concepto de intereses solo tenemos que pagar 800€ (10.000 x 8%), a los que tendremos que sumar los 10.000€ de nominal que amortizamos en cada periodo.

 

Una vez hecho todo esto, el préstamo quedaría completamente amortizado habiendo pagado en total 34.800€ (la suma de 12.400 + 11.600 + 10.800) por los 30.000 euros que nos prestaron inicialmente bajo estas condiciones.

 

¿Entendido? Vamos con otro sistema de amortización, no menos importante pero sí más inusual: el sistema americano.

 

 

Sistema de amortización americano

 

Como decimos,  es el menos frecuente de los tres y, sin embargo, es el más sencillo. De hecho, es tan simple que en muchos casos no se necesita ni una tabla para entender su funcionamiento.

En este caso, el deudor únicamente abonará al final de cada periodo los intereses producidos, excepto en la última cuota, en la que, además de pagar los intereses, amortizará el nominal del préstamo.

 

¿La ventaja? Que las cuotas al principio son mucho más livianas que las que se afrontarían en el sistema francés o alemán.

¿Su principal desventaja? Que no te quitas nada del nominal hasta el final y en la última cuota tienes que hacer un sobreesfuerzo para amortizar todo el nominal de golpe.

El sistema de amortización americano tendría esta forma:

 

Fuente: GESTIÓN FINANCIERA: MARÍA EUGENIA BAHILLO MARCOS, MARIA CARMEN PÉREZ BRAVO, GABRIEL ESCRIBANO RUIZ

 

En este caso, los intereses producidos cada año serán de unos 2.000€ (25.000 x 8%). Cada año, únicamente tendremos que pagar esos 2.000€ en concepto de cuota. Sin embargo, el cuarto año tendremos que pagar esos 2.000€ más los 25.000€ del nominal que nos han prestado, sumando un total de 27.000€.

 

De esta forma (y siguiendo con el ejemplo), habríamos pagado 33.000€ en total (2.000 + 2.000 + 2.000 + 27.000) por los 25.000 euros que nos prestaron hace cuatro años a un interés del 8% anual.

 

¿Qué es el seguro de amortización de un préstamo?

El seguro de amortización de un préstamo es un seguro que cubre al titular en caso de fallecimiento o gran invalidez sobre la totalidad o parte del capital adeudado (dependiendo del porcentaje que hayas asegurado). Con este seguro, ante fallecimiento o incapacidad para pagar el préstamo, los familiares quedan libres de tener que continuar con el pago, ya que será la entidad aseguradora quien lo haga.

 

¿Es obligatorio contratar un seguro de amortización?

 

No, no es un seguro obligatorio, aunque sí recomendable en el caso de que queramos estar más tranquilos a la hora de solicitar un préstamo o una línea de crédito.

Por ejemplo, en Creditea hemos lanzado el seguro Calma para nuestras líneas de crédito de hasta 3.000€. En caso de fallecimiento o incapacidad permanente, Calma cubrirá hasta 2.600€, mientras que, si la incapacidad es temporal, cubrirá hasta 1.300€, la misma cantidad que en caso de hospitalización o desempleo.

En cualquier caso, eres tú el que debe evaluar si te interesa o no contratar este tipo de seguros, analizando las cuotas de tu préstamo y su viabilidad.

 

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.