creditea
 Invertir en Bolsa es una práctica bastante habitual y una muy buena forma de sacar rentabilidad a nuestro dinero. Sin embargo, muchos de nosotros no nos atrevemos a hacerlo, ya que tenemos miedo a perder nuestros ahorros e incluso a arruinarnos si hacemos una mala inversión. Por supuesto invertir en Bolsa conlleva ciertos riesgos, pero ...

¿Cómo invertir en Bolsa y no morir en el intento?

 

Invertir en Bolsa es una práctica bastante habitual y una muy buena forma de sacar rentabilidad a nuestro dinero. Sin embargo, muchos de nosotros no nos atrevemos a hacerlo, ya que tenemos miedo a perder nuestros ahorros e incluso a arruinarnos si hacemos una mala inversión. Por supuesto invertir en Bolsa conlleva ciertos riesgos, pero debemos tener en cuenta que, si dejamos nuestro dinero en la cuenta bancaria, ese dinero acabará perdiendo valor debido a la inflación.

Dicho de otra manera, todos nosotros hemos visto como, año tras año, los precios de los productos y servicios habituales van subiendo poco a poco. Eso se debe a un desequilibrio entre oferta y demanda, y este proceso se denomina inflación. Así, aunque sigamos teniendo el mismo dinero en la cuenta bancaria, la realidad es que, con ese dinero, podremos comprar menos cosas, o lo que es lo mismo, ese dinero vale menos que lo que valía hace años.

Así, para evitar que su dinero pierda valor, mucha gente apuesta por invertir en Bolsa, y es que invertir nuestro dinero puede ser una gran alternativa y puede darnos mucha rentabilidad. Sin embargo, como veíamos, conlleva ciertos riesgos, por lo que hoy vamos a enseñaros todo lo que necesitáis saber para invertir en Bolsa. ¿Estáis listos?

 

Tipos de inversión 

Para empezar, vamos a ver los distintos tipos de inversión que existen actualmente, ya que esto nos ayudará posteriormente a optar por las mejores alternativas. Lo primero que tenemos que saber es que no todas las inversiones se realizan en la Bolsa, ya que también podemos invertir en divisas (monedas), bienes inmobiliarios, etc. Sin embargo, en este post nos vamos a centrar en la Bolsa y, ahí, nos encontramos con dos opciones:

 

  • Acciones de Bolsa: Posiblemente la modalidad de inversión más conocida. Una acción es una parte de la propiedad de una empresa. Así, al comprar una acción, estamos comprando una parte de dicha empresa y, en este caso, el objetivo es conseguir vender esa acción por un valor superior al que la compramos. Este tipo de inversiones se consideran fondos de gestión activa.

 

El precio de una acción viene fijado por los compradores y los vendedores: si las expectativas de futuro para la empresa son positivas, entonces la gente querrá comprar y las acciones subirán de precio, mientras que, si las previsiones son negativas, la gente optará por vender sus acciones y el precio bajará. El principal riesgo que tiene invertir en acciones es precisamente ese: para saber si la inversión será rentable o no, debemos anticipar si esa empresa va a crecer y, sobre todo, cómo va a reaccionar el mercado ante los cambios y anuncios de esa empresa.

 

  • Índices de Bolsa: Este tipo de inversión es una variante del anterior, pero con una gran ventaja: supone mucho menos riesgo. Para entendernos, un fondo índice es un fondo que replica el comportamiento de un índice bursátil, es decir, de un mercado específico. Así, un ejemplo de índice bursátil sería el IBEX 35, que es el índice de referencia en el mercado español.

 

Así, al invertir en un fondo índice, estamos invirtiendo en la economía de una región y de un país, en lugar de arriesgarnos a apostar por una empresa específica. Por ello, estos fondos se consideran de gestión pasiva. En general, el riesgo es mucho menor. Como punto negativo, hay quien dice que la rentabilidad de este tipo de fondos también es menor, aunque, según numerosos estudios, la gran mayoría de fondos de gestión activa (acciones) no consiguen batir a los fondos de gestión pasiva (índices) a largo plazo.

 

Recomendaciones para salir ganando en Bolsa

Ahora que hemos visto que dos tipos de inversión hay, ha llegado el momento de daros una serie de consejos básicos para que podáis aprender a invertir en Bolsa con las máximas garantías que sea posible. ¡Empezamos!

  • Aprender de los mejores: Con la llegada de Internet, se ha facilitado mucho el acceso a la información, pero no siempre es fácil distinguir a los buenos inversores de los que no lo son. Por eso, conviene que, a la hora de aprender de los inversores, estudiemos la rentabilidad que han conseguido a largo plazo, ya que es ahí donde se demuestra cuánto vale realmente un inversor.

 

  • Definir nuestros objetivos y necesidades: Tenemos que tener claro qué queremos conseguir. Si el objetivo es ir ampliando poco a poco nuestros ahorros con un fondo muy seguro, nuestras inversiones no serán las mismas que si tenemos un ahorro suficiente y queremos ganar más dinero incluso asumiendo cierto riesgo. De la misma manera, no es lo mismo invertir pensando en obtener dinero a corto plazo que a largo plazo.

 

  • Tener paciencia: Ganar dinero en Bolsa no es sencillo y requiere tiempo así que, sobre todo, no os precipitéis. Para empezar, invertir es un proceso de aprendizaje continuo, y se puede tardar toda una vida en ser un auténtico maestro. Por ello, hay que ser constante y, sobre todo, pensar a largo plazo, ya que es ahí donde se verá la ganancia. Así, no es recomendable dejarse llevar por los movimientos del mercado, sino que debemos fijarnos un objetivo realista y marcarnos resultados a largo plazo.

 

  • No jugarlo todo a la misma carta: Uno de los grandes errores que se pueden cometer es invertir todo a una misma empresa, ya que eso conlleva un gran riesgo, por muy segura que pueda parecer la inversión. Si la empresa pasa a atravesar un mal momento, nuestras acciones perderán todo su valor. Para evitarlo, lo mejor es diversificar.

 

  • Nunca invertir tu dinero del día a día: Como comentábamos, lo ideal es invertir a largo plazo. Por ello, nunca es recomendable invertir el dinero que vas a necesitar para tus gestiones diarias. Solo debemos invertir en Bolsa cuando tengamos ahorros, ya que no podemos arriesgarnos a perder el dinero que necesitamos para pagar los gastos mensuales habituales.

 

  • Invertir en sectores que conozcamos: Para invertir en Bolsa, es fundamental anticipar los cambios en el mercado, ya que eso marcará si nuestras acciones suben o bajan de precio. Por eso, es buena idea empezar invirtiendo en sectores que conozcamos bien, ya que eso reducirá el riesgo. Otra opción es dar algún curso para aprender a invertir en Bolsa, aprender un método de análisis de mercado o predefinir una estrategia.

 

  • Apostar por el trading social: Esta modalidad de inversión está ganando peso en los últimos años, y aplica las características de una red social al mundo de la inversión. En este tipo de comunidades, los inversores más avanzados comparten sus estrategias, mientras que los principiantes pueden copiarles sus inversiones mientras van aprendiendo poco a poco. Es una buena forma de introducirse en el mundo de las inversiones, aunque no está exenta de riesgos, ya que nuestro dinero dependerá de la habilidad del inversor al que copiemos.

 

¿Dónde invertir dinero sin riesgo a perderlo?

Llegamos a la pregunta del millón. Hay que dejar claro que invertir en Bolsa nunca está libre de riesgos, pero hay oportunidades de inversión bastante seguras y que, enfocadas al largo plazo, reducen muchísimo el peligro de perder nuestro dinero.

Así, la mejor opción es apostar por los fondos índice, o de gestión pasiva. Las acciones están reservadas para los expertos, y cada vez es más difícil obtener rentabilidad con ellas. Sin embargo, si apostamos por fondos de inversión basados en índices, no solo estaremos diversificando enormemente nuestras inversiones (ya que estos fondos están formados por multitud de empresas), sino que puedes apostar por economías o regiones sólidas. Además, al apostar por el largo plazo, el riesgo de pérdida se reduce al mínimo.

 

¿En qué invertir poco dinero?

Puede darse el caso de que no tengamos mucho dinero para invertir, pero no hay que preocuparse, ya que también hay opciones dependiendo de si quieres tomar riesgos o no. 

Si eres una persona más conservadora, puedes optar por los depósitos de las entidades financieras. Estos depósitos suelen dar mayor beneficio que las cuentas bancarias normales, y además los primeros 100.000 euros están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos. Eso sí, ten en cuenta que el dinero que tengas en un deposito no podrás tocarlo hasta que termine el plazo. Este tipo de productos son interesantes en momentos en los que los intereses sean más altos, pero actualmente, el rendimiento que ofrecen es bastante bajo.

Si, por el contrario, puedes asumir más riesgo, puedes recurrir a los fondos de inversión de renta fija, mixtos o de renta variable. Este tipo de fondos no requiere grandes cantidades de dinero para entrar, y permite mayor rentabilidad en momentos en los que, como pasa actualmente, los tipos de interés están bastante bajos.



Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.