creditea
Hay términos financieros que es imprescindible dominar si queremos tomar buenas decisiones económicas que mejoren nuestra calidad de vida. Tanto si te encuentras en la fase final de un proceso de selección y es el momento de tocar el tema de la retribución, como si te enfrentas a una posible negociación salarial en tu act...

¿Qué diferencia existe entre salario bruto y neto?

Hay términos financieros que es imprescindible dominar si queremos tomar buenas decisiones económicas que mejoren nuestra calidad de vida. Tanto si te encuentras en la fase final de un proceso de selección y es el momento de tocar el tema de la retribución, como si te enfrentas a una posible negociación salarial en tu actual puesto de trabajo, es muy importante que distingas bien la diferencia entre salario bruto y neto.

Lo más frecuente en las ofertas de empleo es que se hable de salario bruto. Pero ¿qué es el salario bruto? ¿Cómo puedo calcular mi sueldo neto? ¿Hay diferencia entre sueldo bruto y neto? Si tienes dudas sobre cómo calcular el salario que te ofrecen, qué cantidad vas a recibir después de aplicar las retenciones o cuánto va a incrementar tus ingresos una subida salarial, en este artículo vamos a analizar en detalle todas estas cuestiones. Te recomendamos que tengas a mano tu última nómina para hacerte una idea más clara de todos los conceptos que vamos a manejar y comprender la diferencia entre bruto y neto.

El salario bruto y el salario neto

Cuando en una entrevista de trabajo estás negociando las condiciones salariales, generalmente se hace en términos anuales y con el sueldo bruto. Por ejemplo: la retribución asciende a 18.000 euros anuales en doce pagas (o en catorce pagas si las pagas extra vienen prorrateadas en el sueldo). A continuación, vamos a ver qué es el salario bruto y en qué se diferencia del neto.

  • Salario bruto: el importe total que aparece en la parte superior de la nómina bajo el término de «devengos». A esta cantidad no se le ha descontado todavía la parte que le corresponde pagar al trabajador de las cotizaciones a la Seguridad Social y la tributación a Hacienda.
  • Salario neto: el salario que percibe mensualmente el trabajador, tras haberle aplicado al salario bruto las retenciones y cotizaciones obligatorias, es decir, la Seguridad Social y el IRPF. Esta cuantía aparece detallada en la nómina como «líquido total a percibir».

Como ves bruto y neto son términos relacionados, pero completamente diferentes. El sueldo bruto se utiliza de referencia para calcular cuestiones como la indemnización por despido, la prestación por desempleo o la jubilación. El sueldo neto, en cambio, es el dinero que llegará a tu cuenta a final de mes, por lo tanto, el salario bruto siempre será más elevado que el neto. ¡Ojo con esto a la hora de negociar las condiciones!

¿Cómo se calcula el salario bruto?

Aunque normalmente solemos prestar más atención al sueldo neto, puesto que es el dinero con el que contaremos cada mes para cubrir nuestros gastos, es importante aprender a calcular el salario bruto, ya que con él podemos hacer una previsión sobre qué cantidad nos corresponde en caso de desempleo, qué nos cubre la baja por enfermedad o si la declaración de la renta nos saldrá a recibir.

Como veíamos en líneas anteriores, el sueldo bruto es el dinero total que percibe un trabajador por el trabajo que realiza antes de que se descuenten las retenciones y cotizaciones que establece la ley. Hay dos apartados que debes conocer para aprender a calcular el salario bruto mensual o anual a partir de una de tus nóminas:

  • Devengos: este apartado hace referencia a los ingresos que recibe el empleado. Se dividen en devengos salariales y devengos no salariales. Los devengos salariales son la cantidad que percibe el profesional como retribución por su trabajo. Los devengos no salariales son aquellos bienes y servicios que recibe de la empresa pero que no tributan como salario (como, por ejemplo, los vales restaurante o las gratificaciones extraordinarias).
  • Base de cotización: sirve para calcular las futuras prestaciones a las que se puede tener derecho. Suele venir indicada en la parte inferior de la nómina y para su cálculo se tienen en cuenta todos los conceptos de las percepciones que se reciben (salariales y no salariales).

Para conocer el salario bruto anual solo tienes que coger el total devengado o bien la base de cotización y multiplicarlo por el número de pagas que hayas pactado con tu compañía (doce o catorce pagas).

Calcular el paso de salario bruto a neto: ¿qué porcentaje de sueldo te descuentan?

Hoy en día existen herramientas en internet que nos permiten calcular el salario neto de forma bastante ajustada, como la calculadora de sueldo bruto a neto del diario Cinco Días. Este simulador calcula el tipo de retención y el salario neto, en función de la situación laboral y familiar y del IRPF vigente.

No obstante, si quieres hacer tú mismo el cálculo del salario bruto a neto debes tener en cuenta las principales retenciones que se aplican por normativa:

  • Retenciones de la Seguridad Social: podríamos decir que es un dinero que adelantas a este organismo y que en el futuro servirá para cubrir las bajas por enfermedad, el paro, los cursos de formación o la jubilación (cotización por contingencias comunes, cotización por desempleo, cotización por accidentes de trabajo o enfermedad, formación profesional).
  • Retenciones por IRPF: se trata del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Es decir, parte de tu sueldo va a parar a las arcas del Estado para financiar los servicios públicos. Este porcentaje es variable, puesto que depende del salario de la persona y de su situación personal.

Como ves, es muy importante que ante una entrevista de trabajo o negociación salarial tengas muy presente el cambio de salario bruto a neto. Lo más aconsejable es que lo hables abiertamente con tu empleador para no encontrarte con desagradables sorpresas cuando recibas tu nómina o el primer ingreso en el banco. Unos pequeños conocimientos financieros te harán sentir más seguro en el momento de tomar la decisión que marque tu destino profesional.

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Viernes
de 09:00hrs a 21:00hrs
Accede a tu Área Personal
Escríbenos a
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.