creditea
 ¿Qué hacer cuando sobreviene un imprevisto y no contamos con los medios económicos para hacerle frente? Disponer de unos ahorros que funcionen de colchón cuando nos enfrentamos a una situación adversa es lo ideal, pero no siempre es factible recurrir a ellos o, incluso si hemos logrado reunir cierta cantidad, hay ot...

S. O. S. ¡Necesito ayuda económica!

 

¿Qué hacer cuando sobreviene un imprevisto y no contamos con los medios económicos para hacerle frente? Disponer de unos ahorros que funcionen de colchón cuando nos enfrentamos a una situación adversa es lo ideal, pero no siempre es factible recurrir a ellos o, incluso si hemos logrado reunir cierta cantidad, hay otros factores que juegan en nuestra contra. Por ejemplo, en circunstancias difíciles que se prolongan en el tiempo —tras perder nuestro empleo o encontrarnos de baja por enfermedad, entre otras—, las facturas siguen llegando puntuales y las necesidades del núcleo familiar se mantienen, lo que provoca que los ahorros vayan menguando. Ante un panorama así, conviene saber cuáles son las opciones cuando no nos queda otra que ser honestos con nosotros mismos y asumir la realidad: «necesito ayuda económica».

 

¿Dónde puedo pedir ayuda económica?

Cuando nos encontramos en la tesitura de recurrir a ayuda económica externa, las alternativas que tenemos dependerán de diversos factores. En el caso de las ayudas públicas, el primero de ellos es la edad: si eres menor de 30 años, ciertas comunidades autónomas ofrecen becas para incentivar la finalización de los estudios (por ejemplo, la beca 6000 en Andalucía). A su vez, es posible optar a ayudas para autónomos, que permiten pagar una cuota reducida durante el primer año, ampliable al segundo. En el caso de los menores de 35, pueden pedir una ayuda para afrontar el alquiler, que podrá oscilar entre el 30 % y el 50 %.

Sin distinción de edad, se puede solicitar la ayuda económica del SED (subsidio extraordinario por desempleo), que asciende a 430 euros mensuales, se cobra durante seis meses y está dirigida a parados de larga duración o que han agotado el subsidio por desempleo. Para poderla pedir, es imprescindible acreditar que se está buscando empleo de forma activa, algo que se tramita en el servicio de empleo. Las comunidades autónomas también ofrecen la denominada Renta Activa de Inserción Social, cuyos solicitantes deberán tener entre 25 y 64 años (aunque puede concederse a menores de esta edad en casos muy concretos).

Quienes tengan 52 años o más pueden recurrir a la ayuda para mayores de esta edad, por la que podrán percibir una cifra similar a la de la ayuda económica del SED, pero que se mantendrá hasta la jubilación si no encuentran trabajo antes; como en el caso anterior, deben acreditar que se encuentran en búsqueda activa de empleo y haber agotado la prestación contributiva.

Asimismo, si estás realizando una acción formativa mientras buscas empleo, en algunas comunidades autónomas, como la de Madrid, se pueden pedir ayudas para el transporte, de manera que el gasto en que se incurre para acudir al centro de formación no resulte tan gravoso.

Si eres autónomo o empresario y necesitas una inyección de liquidez, puedes consultar qué convocatorias de ayudas y subvenciones hay vigentes en ese momento, por si pudieras acogerte a alguna de ellas.

 

Por último, existen ayudas dirigidas a colectivos concretos: liberados de prisión, víctimas de violencia de género o violencia doméstica, trabajadores por cuenta propia o del campo, o bien personas cuyo grado de incapacidad se ha reducido. Conviene consultar la web del SEPE, o bien dirigirte a tu Ayuntamiento o al servicio de empleo de tu comunidad autónoma para conocer todas las ayudas disponibles.

Además de las ayudas públicas, también existe la posibilidad de recurrir a entidades privadas. Entre otras, Cáritas facilita ayudas económicas en metálico en determinadas circunstancias, así como una Tarjeta Solidaria, de prepago, que permite a las personas adquirir alimentos por sí mismas. En el caso de familias con hijos que precisan tratamiento, algunas fundaciones, como Miaoquehago, ofrecen ayudas puntuales para los gastos relacionados con los cuidados de estos menores. 

 

Los préstamos personales como solución a la necesidad de ayuda económica urgente

Una de las posibilidades que tenemos cuando precisamos ayuda económica urgente es recurrir a entidades financieras al uso, que ofrecerán el producto más adaptado a las necesidades del solicitante (un microcrédito, un préstamo personal, una línea de crédito...). No obstante, tanto la cuantía como la propia respuesta de la entidad dependerán de nuestra situación financiera. Los bancos y cajas suelen ofrecer las condiciones más ventajosas, pero, al mismo tiempo, también imponen más requisitos (por ejemplo, suelen pedir nómina o aval como mínimo) y suelen demorarse más para responder si la solicitud está aceptada o no. Por otra parte, existen instituciones que ofrecen préstamos rápidos con el objetivo de que dispongas del dinero en muy poco tiempo —a veces, en apenas 15 minutos desde que se aprueba la solicitud—, lo cual puede resultar muy práctico cuando nos enfrentamos a una coyuntura que debemos solucionar cuanto antes. Las condiciones de estos préstamos también van en función de la solidez de nuestras finanzas; sin embargo, no todas las empresas que ofrecen préstamos son iguales, por lo que es necesario contar con toda la información sobre nuestros derechos y obligaciones, así como comparar los requisitos de varias entidades. 

 

Responsible lending: la ayuda económica responsable

En relación con lo que apuntamos arriba, la tecnología hace que cada vez resulte más sencillo e inmediato acceder a un crédito. Sin embargo, el hecho de tener esa posibilidad a solo unos clics de distancia ha hecho que surjan numerosas empresas que, a cambio de proporcionarte casi de inmediato el dinero que necesitas y apenas imponer requisitos (como disponer de nómina o aval, o no aparecer en ningún listado de morosos) aplican unas condiciones que rayan en lo abusivo. Por eso, como usuario, has de conocer qué es el responsible lending y por qué debes recurrir a entidades que lo practiquen.

El responsible lending (concesión de préstamos responsable) se fundamenta en tres pilares básicos: la ética, la responsabilidad y la transparencia. Esta práctica implica que el usuario no solo debe disponer de toda la información sobre su crédito, sino también que la comprende a la perfección y asume todo lo que implica la contratación de este producto. Asimismo, la responsabilidad también recae en la propia entidad financiera: no concederá créditos a usuarios que ya hayan mostrado problemas para afrontar sus deudas, como las personas que aparecen en una lista de morosos, y siempre ofrecerá el servicio y la cantidad más adecuados para cada cliente.

En definitiva, si necesitas pedir ayuda económica, tienes numerosas alternativas a las que recurrir que, a buen seguro, contribuirán a que dejes atrás muy pronto ese bache puntual.

 


Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.