creditea
 Plan de pensiones: ¿qué es? ¿es recomendable abrirse uno? Una de las dudas más habituales que solemos tener a la hora de gestionar nuestras finanzas personales está relacionada con la pensión. Una buena práctica para manejar nuestra economía suele ser pensar también en el largo plazo...

Plan de pensiones: ¿qué es? ¿es recomendable abrirse uno?

 Plan de pensiones: ¿qué es? ¿es recomendable abrirse uno?

 

Una de las dudas más habituales que solemos tener a la hora de gestionar nuestras finanzas personales está relacionada con la pensión. Una buena práctica para manejar nuestra economía suele ser pensar también en el largo plazo, y, en ese sentido, nada más importante que asegurarnos una buena pensión de cara al futuro.

Como muchos de vosotros ya sabréis, por cada mes trabajado, vamos cotizando poco a poco para, el día que nos jubilemos, no tener ningún problema económico. Sin embargo, a veces con esto no es suficiente, y cada vez más personas optan por abrirse un plan de pensiones para garantizarse así una jubilación más desahogada.

Por ello, hoy, desde Creditea, queremos daros toda la información necesaria sobre los planes de pensiones, para que así podáis decidir si os interesa abriros un plan de pensiones. ¿Empezamos?

 

¿Qué es un plan de pensiones?

Antes de empezar analizando que es el plan de pensiones, vamos a aclarar qué es exactamente la pensión. Pues bien, la pensión es un pago temporal o de por vida que recibimos al encontrarnos en una situación específica que nos hace merecedores de una ayuda económica. Aunque existen diferentes tipos de pensiones (por discapacidad, por viudez, por orfandad o por separación) la más habitual es la pensión que recibimos al jubilarnos.

La pensión por jubilación es una prestación económica que se le concede al trabajador cuando, por causa de la edad, tiene que dejar su trabajo. La cuantía final de la pensión depende tanto de los años cotizados como del trabajo que hayamos realizado. Normalmente, tiene garantizadas unas cuantías mismas y suele revalorizarse en función del IPC. Sin embargo, puede darse el caso de que nuestra pensión no nos vaya a permitir vivir desahogadamente, y para eso existen los planes de pensiones.

Un plan de pensiones es un producto de ahorro provisional a largo plazo cuyo objetivo principal es el de generar un ahorro del que disponer en la jubilación en forma de capital o de rentas. Los planes de pensiones se basan en las aportaciones, periódicas o puntuales, que realicemos. Además, los gestores del plan de pensiones suelen realizar inversiones con ese dinero, de tal manera que, al jubilarnos, podremos disponer tanto del dinero que hemos ingresado como de la rentabilidad que haya producido ese dinero.

Habitualmente, en el plan de pensiones podremos aportar hasta 8.000 euros anuales. Su principal ventaja es que permite recuperar el dinero ahorrado, nos da la opción de decidir cómo queremos recibir ese dinero, nos ofrece una serie de ventajas fiscales y, en general, otorga mucha más rentabilidad que los productos habituales de ahorro, aunque esto dependerá del perfil de riesgo del plan que hayamos contratado.

En cuanto a si es recomendable abrirse un plan de pensiones o no, dependerá de cada caso. En general, puede ser una buena idea si nuestra pensión no va a ser los suficientemente alta, ya que de esta manera nos podremos preparar adecuadamente para el futuro. Para ello, deberemos saber qué pensión vamos a tener y cuál es la pensión máxima y la pensión mínima.

¿Qué es la pensión máxima? ¿y la pensión mínima?

Solemos hablar de pensión máxima cuando queremos referirnos a la máxima cuantía de dinero que podemos recibir al jubilarnos, mientras que la pensión mínima implica justo lo contrario. Lo primero que debemos tener en cuenta es la edad de jubilación. Actualmente, si nos jubilamos a los 65 años o más, tendremos una pensión asegurada de 11.701,20€ anuales en 14 pagas, mientras que, si lo hacemos antes de cumplir esa edad, la cantidad se puede ver reducida hasta los 10.970,4€.

Otro de los factores a tener en cuenta es si tenemos un cónyuge a cargo o no. Si no tenemos cónyuge, la pensión se reducirá hasta los 9.483,6€ (si nos jubilamos a los 65 años). Por otro lado, si tenemos un cónyuge, pero no está a nuestro cargo, la pensión mínima final se quedará en 9.000, 60€. El último factor a tener en cuenta es la Invalidez. Si tenemos incapacidad permanente, tendremos una pensión mínima de unos 17.551,8€.

Por supuesto, al hablar de pensión máxima, las cuantías se elevan considerablemente. Así, para 2019, la pensión máxima se ha establecido en 37.241,74€ al año, una cantidad más que suficiente para afrontar una jubilación con todas las garantías. Sin embargo, es muy difícil aspirar a tener esa pensión, y depende de muchos factores, por lo que es realmente difícil alcanzar los méritos necesarios. De ahí que mucha gente opte por el plan de pensiones.

Ahora que hemos visto lo que es un plan de pensiones, vamos a ver otra de las modalidades existentes para asegurarnos una jubilación cómoda: el plan de jubilación.

 

Plan de pensiones VS plan de jubilación ¿son lo mismo?

A pesar de que ambos planes buscan solucionar la misma necesidad (garantizarnos una cantidad de dinero suficiente como para afrontar la jubilación), el plan de jubilación está basado en un seguro, no en un plan de ahorros.

De esta manera, el plan de jubilación se suele gestionar a través de una compañía de seguros, que nos ofrece un tipo de seguro a través del cual tendremos derecho a una determinada cantidad de dinero tras jubilarnos, normalmente dentro de un seguro de vida.

Otra de las grandes diferencias es que, en el caso de un plan de jubilación, podremos cancelar o retirar parte del dinero de forma anticipada, aunque en ocasiones se nos aplicarán gastos de cancelación. De la misma manera, los planes de jubilación ofrecen una rentabilidad menor, aunque también conllevan un menor nivel de riesgo que un plan de pensiones, cuya rentabilidad, recordemos, depende del nivel de riesgo que queramos asumir. Por último, con los planes de jubilación no existen beneficios fiscales, mientras que, como veíamos antes, estos beneficios si existen con los planes de pensiones.

 

Como veis, ambos son productos muy interesantes para garantizarnos unas finanzas personales saneadas tras nuestra jubilación. Por ello, es recomendable analizar qué pensión vamos a tener y, a partir de ahí, evaluar si nos resulta interesante contratar un producto u otro.

 

 

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.