creditea
Un préstamo al consumo es una forma de financiación muy cómoda para el consumidor, pues le permite adquirir un bien a plazos (por ejemplo, muebles o electrodomésticos) que podrá afrontar de una manera mucho más accesible que si tuviera que abonar el importe completo de una vez. Además de esta modalidad, y se...

Préstamos al consumo: ¿en qué consisten?

Un préstamo al consumo es una forma de financiación muy cómoda para el consumidor, pues le permite adquirir un bien a plazos (por ejemplo, muebles o electrodomésticos) que podrá afrontar de una manera mucho más accesible que si tuviera que abonar el importe completo de una vez. Además de esta modalidad, y según establece la Ley 16/2011, del 24 de junio, de Contratos de Créditos al Consumo, también se engloban dentro de este tipo de créditos aquellos que consisten en un «préstamo, apertura de crédito o cualquier medio equivalente de financiación». La diferencia fundamental de este tipo de préstamos con las hipotecas es que la garantía de ese préstamo son los bienes actuales y futuros de la persona que los recibe, en lugar del bien inmueble que se hipoteca.

Origen del crédito de consumo

Aunque parece que lo de aplazar las compras o disponer de efectivo para hacer frente a un imprevisto es algo relativamente nuevo, no lo es tanto: en España, las compras a plazos supusieron toda una revolución en los hogares españoles la segunda mitad del siglo pasado, especialmente a raíz de la popularización del automóvil «utilitario», y la primera tarjeta de crédito se emitió en 1978. Sin embargo, el crédito de consumo como tal nació en el siglo XV, en el norte de Italia, de la mano de los Montes de Piedad. Los frailes franciscanos impulsaron esta forma de financiación para hacer frente a las condiciones abusivas características de los prestamistas de la época. Por ello, estos frailes impulsaron una serie de préstamos sin intereses —aunque con garantía de prenda— con una finalidad solidaria. El pago de intereses surgió en 1515: fue el papa León X quien legitimó la aplicación de estos a fin de garantizar la viabilidad de estos Montes de Piedad.

Hoy día, el crédito al consumo adopta nuevas formas, como los créditos revolving —aquellos en los que el importe concedido inicialmente se restituye una vez que se paga la parte que se ha utilizado— o las diferentes modalidades de tarjetas de crédito que existen en la actualidad. Eso sí, para que pueda considerarse como tal, según el Banco de España, el importe financiado debe ser de al menos 200 euros.

Ventajas de solicitar préstamos al consumo online

En la actualidad, las condiciones no suelen variar si el préstamo se solicita en línea con respecto al proceso tradicional que comienza cuando acudimos a la oficina de nuestro banco o caja habitual; es más, algunas entidades que operan únicamente en Internet ofrecen mejores condiciones que la banca tradicional. Asimismo, aunque aún haya muchas personas reacias a tramitar documentación online, lo cierto es que esta vía agiliza muchísimo el proceso, puesto que la entidad recibe los documentos necesarios para iniciar el estudio financiero prácticamente en tiempo real. También hay que tener en cuenta que la seguridad y la tecnología han evolucionado muchísimo, de modo que las empresas pueden ofrecer todas las garantías en cuanto a la seguridad y confidencialidad de los documentos que se envían por Internet.

Otro de los puntos fuertes de utilizar las redes es la posibilidad de comparar préstamos al consumo online en un comparador web, seleccionar el que mejor se adapta a nuestras circunstancias o más nos conviene, y comenzar la solicitud al instante directamente desde la web del comparador, que redirige a la de la entidad correspondiente. Esto nos ahorra múltiples visitas a las diferentes oficinas bancarias y puede que incluso nos dé a conocer alguna entidad que quizá no habríamos tenido en cuenta en otras circunstancias. Por eso, hoy por hoy, ya no hay que temer a Internet, puesto que la tecnología ha mejorado muchísimo en todos los sentidos.

Préstamos al consumo en España

Aunque casi todas las entidades bancarias españolas disponen de préstamos al consumo dentro de su oferta comercial, los requisitos que imponen pueden variar de forma notable. Lo habitual es que se domicilie la nómina en el banco donde se está pidiendo el crédito; además, esa nómina debe ascender a una cantidad mínima (normalmente, entre 900 y 1200 euros). A su vez, es probable que haya que contratar un seguro o al menos una tarjeta de crédito —y utilizarla un número determinado de veces o por un importe en concreto—. La aplicación de comisiones y los tipos de interés dependerán no solo de la entidad bancaria, sino también de la situación financiera del solicitante. Se ha de prestar especial atención a la TAE (Tasa Anual Equivalente), sobre todo si se van a comparar las condiciones de varios préstamos, pues es la que comprende la tasa de interés nominal, los gastos, las comisiones, los pagos y los ingresos relacionados con las múltiples variantes de ese producto financiero.

En España, los préstamos al consumo están viviendo un momento dorado, si bien en los últimos meses su demanda se ha reducido ligeramente. Uno de los motivos más probables es que los bancos y cajas perciben un mayor riesgo y por eso ha endurecido los requisitos para poder acceder a ellos. No obstante, algunos expertos también aducen que las empresas que prestan dinero online como actividad principal ofrecen cada vez mejores condiciones y sus requisitos no son tan exigentes como los de la banca tradicional. Por ejemplo, en el caso de Creditea, basta con que demuestres que tienes ingresos mensuales, seas mayor de edad y no se te haya incluido en ninguna lista de morosos. No es preciso contratar productos adicionales ni domiciliar nada para poder optar a estos préstamos.

Con todo, la banca es consciente de que los márgenes de beneficio que logran con los préstamos no son nada desdeñables, por lo que, sobre todo en épocas donde el consumo se dispara (por ejemplo, en verano o durante el período que rodea a las fiestas navideñas, que ahora abarca también los últimos días de noviembre gracias a fenómenos como el Black Friday), estos créditos siguen siendo la opción más accesible para financiar nuestras compras o proyectos.

 

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.