creditea
A la hora de solicitar un préstamo son varias las cosas que tenemos que tener en cuenta para poder escoger la opción ideal, ya que cada préstamo presenta características muy distintas. Una de esas variables es el aval, un elemento habitual en algunos créditos y que a menudo nos suscita numerosas dudas. Con este post, desd...

Préstamos con aval: ¿en qué consisten?

A la hora de solicitar un préstamo son varias las cosas que tenemos que tener en cuenta para poder escoger la opción ideal, ya que cada préstamo presenta características muy distintas. Una de esas variables es el aval, un elemento habitual en algunos créditos y que a menudo nos suscita numerosas dudas. Con este post, desde Creditea queremos aclarar todas las preguntas que os hayan surgido sobre los préstamos con aval, para que dispongáis de toda la información necesaria antes de tomar una decisión. ¿Empezamos? 

Antes de nada, tenemos que saber que un aval es una garantía que tenemos que ofrecer ante el cumplimiento de una obligación económica. Así, los préstamos con aval son aquellos en los que, al solicitar un crédito, ofrecemos una garantía al prestamista para que este tenga la seguridad de que se le va a devolver la cantidad prestada. Así, en caso de que nosotros no podamos devolver el dinero, nos tendremos que hacer cargo de la deuda con nuestro aval. 

Existen distintas formas de avalar un préstamo, ¿listo para conocerlas?

 

Tipos de aval para un préstamo

  1. Préstamos con aval personal

Los préstamos con aval personal son aquellos en los que contaremos con una persona que responderá ante nuestra deuda en caso de que para nosotros sea imposible devolverla. Es decir, si tras solicitar un préstamo no podemos pagar la deuda, esta recaerá sobre nuestro aval, que al firmar el contrato se ha comprometido a respaldarnos y a solventar la deuda con su dinero o con sus propios bienes patrimoniales.

Los avales tienen las mismas obligaciones que el titular del préstamo y aceptan las mismas condiciones crediticias. Por lo tanto, en caso de que para él también sea imposible pagar la deuda, puede llegar a ser embargado y figurar en listados de morosidad. 

Es importante saber que, si el aval se va a hacer cargo de la deuda, puede reclamarle al solicitante del préstamo que le devuelva la cantidad que ha abonado. También es conveniente tener en cuenta que la condición de avalista, al igual que la de deudor, es hereditaria, por lo que, en caso de fallecimiento del aval, sus herederos pasarían a avalar el préstamo. 

  1. Préstamos con garantía

Los préstamos con garantía se diferencian de los préstamos con aval en que no es ni una persona ni una entidad la que garantiza la devolución de la deuda, sino que el prestatario ofrece un objeto o un bien con valor similar o superior al de la deuda. Así, el prestamista se quedará con él en caso de que no podamos devolver el crédito.

En otras palabras, consiste en responder ante la deuda con un bien de nuestra propiedad. Entre los más habituales serían el coche o la vivienda, ya que tienen un valor suficiente como para funcionar como aval. En el caso del préstamo con aval de coche, el vehículo sería la garantía que ofreceríamos al prestamista, y se quedarían con él si no consiguiésemos hacer frente al pago de la deuda. Si hablamos de préstamos con aval de vivienda, nuestra casa sería el bien que se quedaría el préstamista.

En estos casos, el contrato debe especificar el bien que se ofrece como garantía y ambas partes, prestamista y prestatario, deben aceptarlo. 

  1. Aval bancario

En este caso, es un banco el que se compromete a responder del cumplimiento de nuestra deuda ante un tercero en caso de que nosotros no podamos hacerlo. En el caso de un préstamo, el banco se compromete a devolver la deuda que no hayamos devuelto. Debido a que ser aval supone un riesgo para el banco, normalmente tendremos que pagar unas comisiones que dependerán del plazo, tipo y riesgo para poder ser avalados por el banco. Además, los bancos solo suelen avalar a sus propios clientes.

 

Requisitos para ser aval de un préstamo

Para ser avalista de un préstamo hay que cumplir con una serie de requisitos que garanticen al prestamista que la persona tiene la capacidad de devolver el préstamo en caso de impago. Los requisitos más frecuentes son: 

  1. En primer lugar, para ser aval es imprescindible ser mayor de edad. 

 

  1. Contar con una fuente de ingresos estable, por ejemplo, una nómina o una pensión. Así se garantiza que el aval podrá cumplir con los pagos mensuales de la deuda.

 

  1. Patrimonio: El avalista debe contar con bienes patrimoniales completamente pagados. Esto se debe a que si el aval deja de recibir ingresos o no dispone de la liquidez necesaria para saldar la deuda, responderá con su patrimonio, es decir, con los bienes inmuebles libres de cargas de los que disponga. 

 

  1. Por lo general, una persona no será aceptada por entidades que conceden crédito si ya tiene alguna deuda pendiente de pago. 

Por lo tanto, si tienes más de 18 años, ingresos mensuales, una vivienda pagada totalmente y no tienes ningún crédito, hipoteca o cualquier deuda sin terminar de pagar, puedes avalar un crédito. 

 

En caso de impago, ¿a quién embargan primero al deudor o al aval?

Una de las preguntas más frecuentes que le surge a todo aquel que solicita un préstamo con aval es si, en caso de impago por parte de ambos, se le va a embargar. Por eso, es importante conocer qué ocurre exactamente cuando el prestatario no cumple con el pago de su deuda. 

En primer lugar, la entidad que ha concedido el crédito examinará a fondo la situación financiera del titular de la deuda para entender por qué ha dejado de cumplir con sus plazos. Si comprueban que no tiene posibilidad de seguir pagando porque está en bancarrota, revisarán en qué situación se encuentra su aval. Si el aval dispone de ingresos y dinero suficiente para hacer frente a la deuda, la pagará a plazos como antes hacía el avalado. Sin embargo, si no dispone de la liquidez necesaria, la entidad embargará el patrimonio libre de cargas del avalado. 

Los préstamos con aval son más seguros para las empresas porque cuentan con la tranquilidad de que el préstamo será devuelto, ya sea por parte del solicitante o del aval. Sin embargo, para nosotros pueden tener un gran riesgo, ya que, si por lo que sea no podemos devolver la deuda, nuestro avalista puede verse en problemas o incluso podemos perder la vivienda o el coche. Por ello, en general es recomendable no solicitar préstamos o créditos que nos requieran un aval. 

 

Para evitarlo, en Creditea practicamos el responsible lending, lo que significa que analizaremos vuestra situación financiera y os ofreceremos un crédito que se adapte a vuestras necesidades y a vuestro nivel de solvencia, sin solicitaros ningún tipo de aval. En cualquier caso, lo recomendable es que, antes de solicitar un préstamo, os informéis apropiadamente y busquéis la opción que mejor os encaje.


Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.