creditea
Un préstamo puente es un tipo especial de crédito al que se recurre cuando hay una necesidad inmediata de financiación. Su principal singularidad es su carácter temporal, ya que se concede únicamente hasta que se formalice el préstamo definitivo, siempre y cuando el deudor asegure un ingreso futuro. Es decir, el pr...

¿Qué es un préstamo puente?

Un préstamo puente es un tipo especial de crédito al que se recurre cuando hay una necesidad inmediata de financiación. Su principal singularidad es su carácter temporal, ya que se concede únicamente hasta que se formalice el préstamo definitivo, siempre y cuando el deudor asegure un ingreso futuro. Es decir, el prestatario debe ofrecer una garantía de ingresos futuros que asegure la devolución del crédito. Sin este respaldo, la entidad financiera no concederá el crédito.

Así como un puente es una construcción que nos permite salvar un accidente geográfico y llegar hasta el otro lado, el préstamo puente permite al solicitante pasar de una situación económica (necesidad de financiación inmediata) a otra (conseguir una financiación de mayor envergadura en un futuro cercano) para conseguir su objetivo (la compra de una vivienda, por ejemplo). Se trata de una financiación de corta duración que se produce entre la tramitación de dos préstamos de larga duración.

Características de un préstamo puente

Aunque un préstamo puente se puede solicitar para proyectos empresariales, su finalidad más frecuente es la de poder adquirir una nueva vivienda sin la necesidad de vender rápidamente y en unas condiciones poco ventajosas el inmueble actual. Entre sus principales características se encuentran las siguientes:

·         Tener como finalidad principal la adquisición de una nueva vivienda para la que se requiera algún tipo de pago anticipado. Es decir, que surja una necesidad inmediata de financiación y queramos disponer de un tiempo razonable para vender la casa actual, sin necesidad de malvenderla rápidamente.

·         Es un préstamo de carácter temporal, al tratarse de una financiación transitoria hasta que se formalice el crédito definitivo. De hecho, la mayoría de las entidades conceden un plazo de entre dos y cinco años, lo que consideran un margen suficiente para no “malvender” la vivienda principal a un precio inferior al que marque el mercado.

·         Suelen exigir requisitos más estrictos para su concesión, dado que se trata de un producto financiero que entraña mayor riesgo para la entidad prestataria (que el deudor no sea capaz de vender la vivienda y que no tenga capacidad financiera para devolver el préstamo). Así, el solicitante debe aportar una garantía de solvencia o de ingresos futuros que asegure la devolución del crédito. Sin esta garantía, la entidad financiera no concederá el crédito.

Ventajas de solicitar un crédito puente

Como veíamos en líneas anteriores, este tipo de financiación suele destinarse a la compra de una vivienda mientras la actual está en proceso de venta, por lo que en el entorno financiero es conocido también como hipoteca puente.

La ventaja de pedir un crédito puente es que se puede negociar la cuota de manera que se pague con carencia de capital, es decir, que no se amortice capital y solo se paguen los intereses. También puede negociarse una cuota especial reducida inferior a la que se abonará una vez se suscriba la hipoteca, de manera que sea cómoda para el cliente durante el tiempo en el que no se ha vendido la casa inicial.

No obstante, una vez ha transcurrido el plazo para la venta del inmueble, si no se ha producido la misma, la carencia (o en su caso la cuota especial) finalizará, pasando el crédito a ser un préstamo hipotecario convencional, con un sistema de amortización habitual. Si por el contrario se ha hecho efectiva la venta, el dinero obtenido podrá utilizarse para amortizar el importe pendiente del primer préstamo hipotecario, así como el del crédito puente.

Formas de pagar un crédito puente

Mientras que en los préstamos personales o hipotecas se pagan el capital (o principal) más los intereses, durante los dos o cinco años del crédito puente sus cuotas se puede abonar de tres maneras distintas:

·         Cuota con carencia de capital: solo se paga el interés del préstamo, sin amortizar capital pendiente de devolución.

·       Cuota especial reducida: se abona una cuota inferior a la que corresponderá cuando se venda la vivienda actual. Así, la cuota aportada cada mes se destina fundamentalmente al pago de los intereses.

·         Cuota normal: como es habitual en este tipo de productos financieros, se amortiza el capital más los intereses.

Inconvenientes del préstamo puente

A raíz de la crisis provocada por la burbuja inmobiliaria en nuestro país, la incertidumbre está a la orden del día en el mercado de compra-venta de viviendas. Así, aunque a simple vista cinco años parece un periodo más que suficiente para vender nuestra casa, puede que no logremos formalizar la transacción en el tiempo acordado. Aquí empiezan los problemas. Precisamente, la principal desventaja de este producto financiero aparece cuando, una vez finalizado el periodo de carencia. Así, si no hemos sido capaces de vender nuestra vivienda, tendremos que devolver el total del préstamo, es decir, el principal más los intereses.

Además, debido al doble riesgo que asumen, las entidades financieras tradicionales requieren garantían y avales que aseguren la operación. De este modo, el estudio de cada caso suele ser lento y engorroso, y solo está destinado a clientes muy concretos del banco.

Así pues, solo te recomendamos este tipo de financiación cuando no dispongas de otra alternativa y hayas comprobado que nos encontramos en un momento de crecimiento económico o estabilidad del mercado inmobiliario.

Otra opción es acudir a los préstamos personales o los créditos rápidos. En Creditea hemos diseñado la primera línea de crédito para particulares que pone a tu disposición hasta 5000 euros que podrás devolver en cómodas cuotas mensuales durante un máximo de tres años, sin comisiones de gestión, apertura o cancelación. De este modo, si lo que necesitas es una pequeña inyección de liquidez para aportar una señal en la compra de un apartamento, automóvil o para poner en marcha tu pyme, está es la forma más rápida y flexible de obtener el dinero.

Para finalizar, nuestro consejo es que sea cual sea el método de financiación que elijas te asegures siempre de que dispones de una economía saneada para hacer frente al pago de las cuotas o cualquier otra eventualidad que pueda surgir durante el período que dure el préstamo. En ningún caso es recomendable adquirir un producto financiero que no se ajuste a nuestra situación actual o futura.

 

 

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.