creditea
El EBITDA es uno de los indicadores financieros más conocidos y utilizados para analizar la capacidad de una empresa para generar beneficios. Sus siglas forman un acrónimo a partir de la expresión inglesa Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization. Es decir, esta cifra muestra el beneficio de una compañí...

Qué es el EBITDA y cómo se calcula

El EBITDA es uno de los indicadores financieros más conocidos y utilizados para analizar la capacidad de una empresa para generar beneficios. Sus siglas forman un acrónimo a partir de la expresión inglesa Earnings Before Interest Taxes Depreciation and Amortization. Es decir, esta cifra muestra el beneficio de una compañía antes de restar los intereses que se tienen que pagar por la deuda contraída, los impuestos propios del negocio, las depreciaciones por deterioro y la amortización de las inversiones realizadas. En definitiva, el propósito del EBITDA es obtener el beneficio bruto de explotación antes de la deducibilidad de los gastos financieros para mostrar una imagen fiel de lo que la empresa está ganando o perdiendo en relación a su actividad pura y dura.

 

Aunque existen otras medidas alternativas para calcular el rendimiento, el Banco de España reconoce que el EBITDA es una de las más populares entre las empresas no financieras. Si eres autónomo o pequeño empresario, sigue leyendo porque este artículo te interesa muchísimo.

 

Cómo calcular el EBITDA

 

La fórmula para el cálculo del EBITDA es muy sencilla:

 

EBITDA = Resultado de Explotación + Provisiones + Amortizaciones

 

Así, una vez calculado el «resultado de explotación», se deben sumar las cantidades correspondientes a provisiones y amortizaciones de activos; que serían los gastos operativos (costes de personal, alquileres, compras, luz, publicidad…) y los no operativos (renovación de equipos, amonestaciones, etc.).

 

A continuación, vamos a ver el cálculo de EBITDA de una empresa ficticia:

 

Ingresos: 30 000 €

Gastos: 12 000 €

EBIT: 18 000 €

Amortizaciones: 2000 €

Provisiones: 1000 €

 

EBIT (Ingresos - gastos) + amortizaciones + provisiones

 

EBITDA: 21 000 €

 

Tipos de EBITDA: ¿en qué se diferencia del EBIT?

 

Una buena lectura del EBITDA nos dará una visión inmediata de la eficiencia operativa de una empresa, ya que nos proporciona un indicador claro sobre la capacidad para generar beneficios que tiene el negocio por sí mismo con independencia de cómo se haya financiado o estructurado.

 

  • EBITDA positivo: en principio, un EBIDTA positivo nos señala que el proyecto es rentable. Pero la viabilidad del proyecto dependerá también de otros factores. Si el EBITDA es positivo y el resultado del ejercicio es negativo, la realidad es que el negocio tiene la capacidad de generar beneficios, pero la estructura financiera de la empresa no es la más adecuada. Sin embargo, si el EBITDA es positivo y el resultado del ejercicio también es positivo, estamos ante un proyecto claramente viable.

 

  • EBITDA negativo: si el EBITDA es negativo, el resultado final también será negativo, lo que implica una disminución del valor de la empresa. Por tanto, esta sería una condición suficiente para descartar cualquier tipo de proyecto de inversión.

 

EBIT Y EBITDA: ¿en qué se diferencian?

 

Por último, para afinar en la interpretación del EBITDA, es necesario distinguir entre EBIT y EBITDA. El EBIT (Earnings Before Interest and Taxes) es también un dato financiero que señala los beneficios de la empresa, pero antes de los intereses e impuestos. A través del EBIT, los accionistas conocen el resultado real de la actividad de la empresa. El EBITDA, sin embargo, nos da a conocer lo que es capaz de generar un determinado proyecto, si es positivo o no, sin tener en cuenta los aspectos financieros y tributarios o las políticas de depreciación y amortización.

 

Cómo analizar el EBITDA

 

Como hemos visto hasta el momento, el EBITDA es un indicador financiero que resulta muy útil para conocer la rentabilidad de un proyecto; si embargo, es necesario aclarar algunos puntos para no incurrir en una mala interpretación del mismo:

 

  • El EBITDA refleja el beneficio antes de impuestos, intereses, depreciación y amortización. Es decir, no señala la liquidez que genera la compañía. La fórmula para su cálculo no contempla conceptos como las ventas y compras que aún no se han hecho efectivas, las provisiones y amortizaciones, los pagos financieros, etc.

 

  • Tampoco tiene en cuenta el endeudamiento de la compañía ya que se calcula a partir del resultado final de explotación. De este modo, un resultado de EBITDA positivo puede estar directamente relacionado con el nivel de apalancamiento de la empresa. Esto significa que su capacidad real para generar beneficios a largo plazo puede variar considerablemente.

 

  • Además, al restar las amortizaciones productivas, no está teniendo en cuenta las posibles inversiones, tanto en el pasado como en la actualidad, que se llevan a cabo con el propósito de mantener el nivel de actividad de la empresa.

 

  • Por último, el cálculo del EBITDA no es suficiente por sí solo si queremos obtener una fotografía del estado de una compañía. Para ello es necesario considerar otros aspectos como la inversión realizada, las ventas efectuadas o el endeudamiento contraído en un período de tiempo determinado.

 

Con el fin de que la información que arrojan las compañías sobre el EBITDA sea rigurosa, la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA) establece que las entidades que hagan uso de este indicador deben justificar el cálculo efectuado a partir de variables contables estandarizadas,  definidas en las cuentas anuales elaboradas según el marco normativo que le sea de aplicación. Además, el cálculo ha de mantener la coherencia en su utilización, tanto en los diferentes documentos que difunda la entidad cada periodo como en los sucesivos ejercicios económicos. Asimismo, recomienda a aquellas compañías que utilicen para la presentación de sus resultados el EBITDA que lo acompañen de información suficiente al respecto con el fin de garantizar la transparencia en las cuentas de la empresa.

 

Así pues, si estás pensando en calcular el EBITDA  para valorar la idoneidad de un proyecto empresarial, es importante que tengas en cuenta todas estas variables y que acompañes el análisis de otros datos de interés sobre la sociedad. En Creditea, ponemos a tu disposición nuestro microcrédito rápido online para que puedas emprender o invertir de la forma más  profesional y segura.

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Viernes
de 09:00hrs a 21:00hrs
Accede a tu Área Personal
Escríbenos a
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.