creditea
Durante los últimos días, hemos visto muchas noticias que nos hablaban de la PSD2 (Payment Services Directive 2), la nueva normativa de pagos electrónicos. Esta directiva, que proviene de una ley europea, tiene el objetivo de reforzar la seguridad de todos los pagos online que realicemos en nuestro día a día.De esta maner...

¿Qué es la directiva PSD2?

Durante los últimos días, hemos visto muchas noticias que nos hablaban de la PSD2 (Payment Services Directive 2), la nueva normativa de pagos electrónicos. Esta directiva, que proviene de una ley europea, tiene el objetivo de reforzar la seguridad de todos los pagos online que realicemos en nuestro día a día.

De esta manera, esta ley no afectará solo a bancos y comercios, sino que nos afectará a todos, ya que va a cambiar la forma en que usamos la tarjeta de crédito o el móvil para pagar. En concreto, la PSD2 fue aprobada en 2015 por la Comisión Europea, con el objetivo de asegurar una mayor transparencia en las operaciones. Así, la PSD2 va a dar un paso más a la hora de regular las compras y la gestión del dinero, con el principal objetivo de mantener seguros todos nuestros datos bancarios a la hora de pagar.

Es posible que ahora que sabes qué es la PSD2, te preguntes cómo te va a afectar a ti exactamente. Para ello, lo mejor es que te expliquemos qué diferencia a la PSD2 de la anterior normativa. ¿Empezamos?

 

¿En qué se diferencia la PSD2 la PSD?

PSD es el acrónimo de Directiva de Servicios de Pago. Así, la PSD fue la primera iniciativa puesta en marcha por la Unión Europea con el objetivo de gestionar los pagos en los Estados miembros. Esta primera normativa intentó hacer frente a la elevada ineficiencia del sistema de pagos, que generaba unos costes enormes por su falta de infraestructura. Además, los sistemas de pago no estaban integrados, lo que dificultaba que se estableciera un mercado único dentro de la Unión Europea.

Con la llegada de la PSD, se dio un gran paso a la hora de regular este tipo de transacciones, pero dada la rapidez con la que avanzaba el sector de los pagos digitales, pronto se vio que era necesario una nueva ley que profundizase más en la materia, y así fue como llegó la PSD2, con el objetivo de reforzar los puntos débiles del anterior reglamento.

Por ejemplo, uno de los elementos que aborda es el Open Banking, que liberaliza nuestros datos bancarios, permitiendo que los compartamos con quienes consideremos oportuno, aunque también nos permitirá negarnos a compartirlos cuando no lo deseemos. Es decir, nos da el total control sobre nuestros propios datos.

Además, va a cambiar la forma en la que se procesan los pagos online. Hasta ahora, al pagar una compra online, los comercios tenían que contactar con varios intermediarios que, posteriormente, contactaban a la compañía emisora de la tarjeta. Esta compañía era la que cargaba el cobro directamente sobre la cuenta corriente. Sin embargo, con la PSD2, podremos autorizar al comercio para que ejecute los pagos en nuestro nombre, permitiendo así que se comunique directamente con nuestro banco.

Sin embargo, para no comprometer la seguridad, será obligatorio que el usuario combine, al menos, dos elementos para verificar su identidad. Así, tendremos que utilizar algo que solo tengamos nosotros, y que podría ser el propio dispositivo con el que pagamos (la tarjeta, el móvil o incluso un wearable), algo que solo conozcamos nosotros (como la clave de la tarjeta) o algo que forme parte de nosotros (como con nuestra huella dactilar o con el iris de nuestro ojo). Esto último es lo que se conoce como autenticación biométrica, y dada su comodidad y la imposibilidad de falsearla, es un proceso muy seguro que irá cobrando protagonismo en el mundo de los pagos.

Por último, esta nueva norma también prevé una mayor protección en caso de fraude, y solo seremos responsables de pagos no autorizados de hasta 50 euros. A partir de esa cifra, será el proveedor el que tenga que hacerse cargo de la cantidad de dinero defraudada. Anteriormente, con la PSD, la cifra hasta la cual era responsable el usuario ascendía a 150 euros.

 

¿Qué mejora supone el pago electrónico?

Lo más importante es que esta medida reforzará, sobre todo, la seguridad en los pagos electrónicos, que de por sí son los más seguros. Esto será así gracias a la autenticación reforzada, o SCA (Strong Customer Authentication), que es la que obliga a que nos autentiquemos, al menos, con dos elementos.

La segunda ventaja es que tendremos menos responsabilidad ante pagos fraudulentos y, por otro lado, tendremos derecho a que nos devuelvan el dinero en aquellas operaciones en las que el importe supere lo que inicialmente podríamos esperar.

Por otro lado, la PSD2 eliminará los sobrecostes de pagar con tarjeta, una práctica que, aunque en España casi no se ve, en otros países sigue siendo habitual. Por último, los pagos electrónicos serán mucho más sencillos, ya que se reducen los intermediarios.

 

¿Cuándo entra en vigor la llamada Payment Services Directive 2?

Tras ser aprobada por la Comisión Europea en 2015, la normativa entró en vigor el 12 de enero de 2016. Sin embargo, se concedió a todos los Estados miembros un plazo de 2 años para incorporar esta ley dentro de sus normativas. En España, la PSD2 se incorporó mediante real decreto-ley con retraso, el 25 de noviembre de 2018. Sin embargo, el proceso por el cual se incorporó esta ley a nuestro país (proceso conocido como transposición) no fue completo, ya que la puesta en marcha de algunas de las novedades que traía la PSD2 se retrasó. 

De esta manera, se fijó como fecha para la transposición total el 14 de septiembre de 2019. Sin embargo, ni la banca ni los comercios creen estar preparados para que se aplique totalmente la PSD2, por lo que el Banco de España está estudiando la posibilidad de ampliar el plazo unos 14 o 18 meses, permitiendo así que las entidades financieras y los comercios se vayan adaptando poco a poco a esta nueva directiva que cambiará para siempre la forma en que pagamos en nuestro día a día.

 


Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 delReglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y delConsejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@credita.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación ycancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable delTratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.