creditea
En momentos de incertidumbre es inevitable cuestionar y plantearnos algunas alternativas en nuestra forma de vida. El trabajo que desempeñamos, los hábitos que hemos desarrollado, la forma de invertir el tiempo, el uso que hacemos del dinero... La sociedad actual impone un ritmo trepidante en el que debemos producir cada vez más para l...

¿Qué es la frugalidad?: claves para ser una persona frugal

En momentos de incertidumbre es inevitable cuestionar y plantearnos algunas alternativas en nuestra forma de vida. El trabajo que desempeñamos, los hábitos que hemos desarrollado, la forma de invertir el tiempo, el uso que hacemos del dinero... La sociedad actual impone un ritmo trepidante en el que debemos producir cada vez más para luego consumir de forma desenfrenada. Pero ¿es esto lo que queremos realmente? ¿Es algo que hemos elegido de forma deliberada o simplemente seguimos el curso de la corriente general? ¿Favorece este modelo el ahorro y la estabilidad financiera?

 

En torno a estas cuestiones ha surgido un nuevo movimiento social que promulga la frugalidad como forma de alcanzar la felicidad y, de paso, favorecer el bienestar del planeta. Veamos en qué consiste esta nueva filosofía.

 

¿Qué es la frugalidad?

 

El significado de frugalidad que encontramos en el diccionario de la Real Academia Española es el siguiente:

 

«Del lat. frugalĭtas, -ātis.

 

Templanza, parquedad en la comida y la bebida».

 

En cuanto a filosofía de vida, la frugalidad es una teoría que defiende la idea de que uno se puede sentir más realizado con menos. Por tanto, para ser frugal, este pensamiento aconseja vivir sin gastar más de lo necesario, diferenciando entre gastos que aportan algo y aquellos que se hacen de forma impulsiva, pero que en realidad no nos dan la felicidad.

 

En el lado contrario de la balanza, estaría el estilo de vida que promueve la actual sociedad de consumo, en la que acumular bienes materiales o artículos de lujo es sinónimo de éxito.

 

Claves para ser una persona frugal

 

Ha habido grandes gurús de la frugalidad a lo largo de la historia: los filósofos estoicos, el pensador Henry David Toreau, Tolstoi, Gandhi y, en la actualidad, el bloguero canadiense Mr. Money Moustache o el economista Barney Whiter. Todos ellos coinciden en una misma idea: la frugalidad no es sinónimo de privación, sino un cambio de mentalidad en el que la vida sencilla se percibe como una liberación.

 

A continuación, vamos a enumerar las características que definen a una personal frugal:

 

  • Decide voluntariamente no consumir más de lo necesario.
  • Adquiere solamente aquello que necesita y le hace feliz.
  • Evita el desperdicio y el derroche de recursos.
  • Gasta menos que aquellos que pertenecen a su misma escala socioeconómica.
  • Evalúa cada decisión de compra.
  • Alarga, en la medida de lo posible, la vida de sus pertenencias.
  • No vive por encima de sus posibilidades, gasta menos de lo que ingresa.
  • Evita el endeudamiento innecesario.
  • Gestiona eficazmente su tiempo, para estas personas malgastar tiempo es malgastar vida.
  • Administra de forma óptima sus finanzas.
  • Valora enormemente la familia y las relaciones sociales.
  • La solidaridad, el altruismo y la preocupación por el medio ambiente forman parte de su vida.
  • Disfruta de los placeres sencillos de la vida.

 

"Desconsumo": la vida vista desde el frugalismo

 

Vivir alejado de los lujos, pero sin carencias, no gastar más de lo que se tiene y ahorrar, esas son las bases del frugalismo. Así, las personas que adoptan esta filosofía vital huyen de las necesidades creadas por la actual sociedad de la información, como los artículos de moda o las marcas, y practican un consumo responsable.

 

¿Qué es el consumo responsable?

 

Vivimos en un entorno que favorece el consumismo. Nos hemos acostumbrado a adquirir productos de usar y tirar. Los medios de comunicación y las redes sociales nos bombardean cada día con anuncios que nos incitan a comprar de forma compulsiva artículos que no necesitamos. Frente a este modelo irresponsable y agresivo con el medio ambiente, el consumo responsable o desconsumo defiende que los seres humanos deben cambiar sus hábitos adaptándolos a sus necesidades reales y a las del planeta, escogiendo opciones que favorezcan el medio ambiente y la igualdad social.

 

Esta filosofía, totalmente en sintonía con el frugalismo, invita a tomar las riendas de nuestra vida para ejercer un consumo consciente y responsable que nos procure bienestar y cuide nuestro entorno. Pero entonces, ¿esto significa estar condenado a la austeridad y el sacrificio? No necesariamente, en el apartado siguiente veremos cómo la frugalidad puede ser una interesante fuente no solo de felicidad, sino también de abundancia.

 

¿Podemos crear riqueza a través de la frugalidad?

 

El dinero es, en esencia, la medida de nuestras decisiones. No solo depende de la capacidad que tenemos para generarlo, sino de cómo lo gastamos y en qué lo invertimos. Evidentemente, si vivimos continuamente por encima de nuestras posibilidades y no generamos ahorro, será muy complicado no ya crear riqueza, sino alcanzar una mínima estabilidad financiera.

 

De hecho, los expertos recomiendan no superar nunca nuestra capacidad de endeudamiento, que en la actualidad se sitúa en un 35% del capital neto que nos queda para afrontar el mes después de los gastos fijos.

 

En esta línea, la economía frugal ha impulsado movimientos como FIRE (del inglés Financial Independence, Retire Early; es decir, independencia financiera, jubilación temprana). Este modelo, aplicando las recetas de la frugalidad, promueve jubilarse a los cuarenta años o incluso antes. El secreto: trabajar duro de los veinte a los cuarenta años, vivir de forma austera y ahorrar la mitad o más de los ingresos. El objetivo: crear un colchón de ahorro suficiente que nos permita invertir y vivir de manera sencilla el resto de la vida.

 

Sin embargo, esto no significa que las personas que logran jubilarse a los cuarenta años dejen de trabajar definitivamente. Lo que abandonan es un trabajo de ochos horas para un empleador, a cambio de trabajar de manera independiente en algo que realmente les satisfaga, disponiendo de más tiempo para sus aficiones y los suyos. Contar con liquidez suficiente les permite, además, invertir de forma segura y que el dinero ahorrado durante todos esos años les siga produciendo beneficios. Suena bien, ¿verdad?

 

En relación con el endeudamiento, no es que se posicionen totalmente en contra de solicitar ayuda económica, lo que evitan son los préstamos elevados como las hipotecas o aquellos destinados a gastos innecesarios como un automóvil de alta gama. En su caso, prefieren las inversiones razonables, es decir, solicitar pequeños créditos que puedan afrontar con facilidad para pagar un utilitario o un alquiler modesto. Su filosofía, además, les empuja a ahorrar recursos, por lo que suelen ir a trabajar en bicicleta o transporte público, así como adquirir inmuebles baratos que luego reparan con sus propias manos.

 

Tomar el control de nuestras finanzas, aunque requiera un cierto sacrificio, nos aporta una tranquilidad y una confianza inestimables. En un momento de inestabilidad y cambios constantes, valorar medidas de ahorro como la frugalidad puede ser una opción asequible para comenzar, poco a poco, a adquirir buenos hábitos financieros. ¡Empieza con pequeños gestos y pronto verás los resultados!

 

 

 

 

 

 

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Escríbenos a
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.