creditea
 Las tarjetas se han convertido en un instrumento prácticamente imprescindible para nuestro día a día y, de hecho, empiezan a superar al dinero en efectivo como uno de los principales instrumentos de pago. Existen multitud de tipos de tarjetas, siendo las más conocidas las de crédito y las de débito. Sin embar...

¿Qué son las tarjetas revolving?

 

Las tarjetas se han convertido en un instrumento prácticamente imprescindible para nuestro día a día y, de hecho, empiezan a superar al dinero en efectivo como uno de los principales instrumentos de pago. Existen multitud de tipos de tarjetas, siendo las más conocidas las de crédito y las de débito. Sin embargo, cada vez se habla más de las tarjetas revolving.

Así, es muy posible que hayas oído hablar de ellas, aunque es un producto complejo y puede resultar difícil saber exactamente en qué consiste. Por ello, vamos a explicaros bien qué es una tarjeta revolving y cómo funciona. ¡Vamos a ello!

 

  1. ¿Qué es una tarjeta revolving?

Lo primero que tenemos que entender es que una tarjeta revolving es, básicamente, una tarjeta que nos permite administrar un crédito al consumo. Con ella, podremos realizar compras y los pagos quedarán aplazados automáticamente para que los vayamos ingresando poco a poco en determinados plazos.

Así, mientras que con una tarjeta de crédito convencional podemos pagar todo lo gastado inmediatamente y sin intereses o aplazar el pago, las revolving nos permiten aplazar todos los pagos en las cuotas que seleccionemos, a cambio de un interés que vendrá previamente especificado en el contrato de la tarjeta.

Normalmente, las tarjetas revolving llevan consigo un límite de crédito, que irá disminuyendo conforme vayamos realizando cargos a la tarjeta. Según vayamos devolviendo el dinero, el crédito irá estando disponible de nuevo para que podamos hacer uso de él.

A la hora de devolver el crédito de una tarjeta revolving, tenemos dos opciones:

 

  • Pagar un porcentaje: En este caso, podemos escoger qué porcentaje del saldo pendiente queremos devolver cada mes, siempre dentro de unos mínimos y unos máximos que dependerán de la tarjeta.

 

  • Pago fijo: Si optamos por esta modalidad, pagaremos una cuota fija, también dentro de unos máximos y de unos mínimos.

 

Este tipo de tarjetas tienen las ventajas de las tarjetas convencionales, pero, si optamos por retrasar el pago y pagarlo por plazos, tendremos que abonar también el interés. De esta manera, nos darán más flexibilidad en caso de que necesitemos algo de tiempo para afrontar una compra, aunque es importante que tengamos cuidado para no posponer el pago indefinidamente ya que eso nos puede suponer problemas a la hora de pagar los intereses. Es decir, cuando usemos una tarjeta revolving tenemos que actuar como si se tratara de un crédito, asegurándonos previamente de que vamos a ser capaces de devolver el dinero con comodidad.

Ahora que ya sabemos lo que es una tarjeta revolving, podemos decidir cuándo nos conviene usarlas. Como hemos visto, nos dan mayor flexibilidad y nos permitirán conseguir liquidez de manera inmediata si lo necesitamos, pero siempre teniendo cuidado y controlando en todo momento el dinero que debemos, para poder devolverlo siempre con comodidad.

 

  1. ¿En qué se diferencia un crédito revolving de una tarjeta revolving?

 

Es posible que muchos de vosotros, además de las tarjetas revolving, hayáis oído hablar de los créditos revolving pero, ¿sabéis en qué consisten? No os preocupéis porque es muy sencillo y seguro que os es muy familiar si nos referimos a ellos como líneas de crédito.

Efectivamente, un crédito revolving es una línea de crédito, como las que ofrecemos en Creditea. A través de este servicio, una entidad financiera nos concederá un importe máximo del que podremos ir haciendo uso a lo largo del tiempo. En el caso de Creditea, podemos disponer de hasta 5.000 euros, para irlos utilizando cuando queramos.

Así, si, por ejemplo, un mes necesitamos algo más de liquidez, podemos usar 1.000 euros y guardar el resto. De esta manera, solo tendremos que devolver esos 1.000 euros (además de los intereses asociados) en el plazo que hayamos acordado, lo cual nos da una gran flexibilidad para organizar nuestras finanzas personales. Una vez que hayamos devuelto el dinero, volveremos a tener los 5.000 euros disponibles y, si no les utilizamos, no tendremos que pagar nada más. De esta manera, la línea de crédito (o crédito revolving) actúa como una especie de colchón financiero al que recurrir siempre que queramos.

Este tipo de servicios estaba antes especialmente dedicado a empresas y autónomos ya que, por sus características, encajaba muy bien. Sin embargo, desde Creditea apostamos por dirigirlo también al resto de usuarios, ya que es, con diferencia, el servicio de financiación más flexible y que más control da a los consumidores.

 

En definitiva, un crédito revolving funciona exactamente igual que una tarjeta revolving aunque suele ir asociado a una de nuestras cuentas bancarias, en la que la entidad financiera nos ingresa el dinero para que vayamos disponiendo de él según lo vayamos queriendo.

Al igual que en el caso de las tarjetas revolving, nuestra recomendación es que únicamente solicitéis una línea de crédito si podéis devolver cómodamente la deuda. La ventaja de solicitar este tipo de productos a entidades como Creditea es que, gracias a la tecnología Fintech con la que cuentan, analizarán vuestra situación para ofreceros un producto que se adapte perfectamente. Este tipo de prácticas, conocidas como responsible lending, nos dan siempre la tranquilidad de saber que vamos a poder afrontar la deuda sin mayores problemas.


Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.