creditea
 Las tarjetas bancarias se han convertido en un elemento indispensable de nuestro día a día.  Dentro del ámbito financiero existen varios tipos de tarjetas, cada uno con características distintas: tarjetas de débito, de crédito, revolving, de compra o virtuales. En muchas ocasiones utilizamos una u otra s...

¿Qué tipo de tarjetas bancarias hay en España?

 

Las tarjetas bancarias se han convertido en un elemento indispensable de nuestro día a día.  Dentro del ámbito financiero existen varios tipos de tarjetas, cada uno con características distintas: tarjetas de débito, de crédito, revolving, de compra o virtuales. En muchas ocasiones utilizamos una u otra sin conocer bien cuáles son sus principales ventajas o si realmente se trata de la opción que más se ajusta a nuestras necesidades. A continuación, te explicamos los principales tipos de tarjetas bancarias que existen y qué características presenta cada uno de ellos.   

 

  • Tarjetas bancarias: son aquellas que emiten los bancos. En España, los movimientos que se generan a través del uso de las tarjetas son gestionados por las tres principales redes de cajeros en España, Servired, Telebanco 4B y Euro6000. 

  • Tarjetas no bancarias: este tipo de tarjeta solo puede utilizarse en aquellos establecimientos asociados (tiendas, franquicias, grandes almacenes). No obstante, lo más habitual es que estos comercios realicen un acuerdo con una entidad financiera, que es la que emite la tarjeta. 

  • Tarjetas de fidelización: este tipo de tarjetas se utilizan en las acciones de promoción que llevan a cabo los centros comerciales o las compañías de servicios (por ejemplo, empresas de transporte) para fidelizar a sus clientes. De este modo, al utilizarlas se van acumulando puntos que sirven como descuento para futuros viajes o compras. 

 

Tarjetas de crédito 

Este tipo de tarjetas nos permiten hacer pagos u obtener fondos, hasta cierto límite, a crédito. Es decir, la entidad financiera nos está prestando el dinero a través de una línea de crédito que se abre con la firma del contrato de la tarjeta. A cambio, el dinero deberá ser devuelto en los plazos previstos. 

El límite del crédito disponible puede ser modificado tanto por la entidad, atendiendo a su política de riesgos y a nuestrascaracterísticas personales o de solvencia económica, como por nosotros mismos. Aunque en este último caso, si lo que se desea es subir el límite de crédito será necesaria la autorización de la entidad financiera. Por norma general, suele existir un límite de crédito máximo para cada categoría de tarjeta: normal, plata y oro. 

Del mismo modo, también varían las modalidades de devolución de este crédito. Normalmente, podremos elegir entre devolver el crédito al mes siguiente después de haberlo utilizado, sin intereses de demora, o aplazar la devolución del mismo con intereses, en cuyo caso se elegirá la cantidad o el porcentaje que se va a devolver mes a mes. Normalmente, los pagos se realizan en los primeros días de cada mes. 

Además, estas tarjetas conllevan el cobro de una comisión por emisión y mantenimiento, aunque este tipo de condiciones varía en función de la entidad y del tipo de tarjeta que se contrate. 



Tarjeta de débito: características

Se trata de una tarjeta que permite utilizar los fondos depositados en la cuenta corriente o de ahorro a la que está asociada. De este modo, para disponer de este tipo de tarjeta bancaria debemos ser titular de una cuenta bancaria.

Así, la tarjeta de débito funciona principalmente como una herramienta de medio de pago y de retirada de efectivo a débito mediante el uso de dicha tarjeta en cajeros automáticos o establecimientos. Sin embargo, en este caso no podremos contar con la posibilidad de obtener más dinero del que tengamos depositado en los fondos de la entidad bancaria. Dado que en este caso el banco no ejerce de prestamista, este tipo de tarjetas suelen ser gratuitas o tienen una comisión de mantenimiento y emisión más baja que las de crédito. Normalmente, los clientes suelen establece un límite máximo de retirada de efectivo diario ante posibles hurtos o estafas cibernéticas. 

 

Tarjetas revolving: ¿qué son?

Las tarjetas revolving nos permiten administrar un crédito al consumo. Es decir, con ellas podremos realizar compras y los pagos quedarán aplazados automáticamente para que los vayamos ingresando poco a poco en determinados plazos. Esta tarjeta presenta muchas similitudes con las tarjetas de crédito tradicionales, con la diferencia de que con estas últimas el cliente puede devolver todo el dinero solicitado al mes siguiente de su uso sin ningún tipo de interés. En cambio, con las tarjetas revolving todas las compras se aplazan automáticamente, de manera que se paga una cuota mensual regular o un porcentaje del dinero utilizado hasta saldar la deuda, incluyendo intereses y comisiones. 

Así, una tarjeta revolving sería muy similar a la línea de crédito que os ofrecemos desde Creditea. De este modo, por un lado, nos dará más flexibilidad en el caso de que se dé la circunstancia de que necesitemos algo más de tiempo para afrontar una compra, aunque es importante no demorar el pago de forma indefinida. Es decir, cuando echemos mano de este tipo de financiación debemos actuar como si se tratara de un préstamo o crédito personal, asegurándonos previamente de que estamos dotados de la capacidad financiera suficiente para hacer frente al pago de la deuda con comodidad. 

 

Tarjetas monedero: ¿cómo se utilizan?

Las tarjetas monedero permiten realizar pagos, en general por un pequeño importe, u obtener efectivo hasta el límite que hayamos ingresado previamente en la entidad emisora, importe que una vez hayamos agotado Podremos recargar

El uso de las tarjetas monedero es bastante sencillo. El usuario tan solo tiene que decidir qué cantidad de dinero desea recargar en su tarjeta para su uso cotidiano. La tarjeta se puede recargar en la oficina de la entidad financiera, en un cajero automático o en la propia web de la compañía. Una de las principales ventajas de este método de pago es el control sobre su uso, ya que solo podremos utilizarla hasta agotar el importe que se haya recargado previamente. Del mismo modo, se puede cargar tantas veces sea necesario. 



Tarjeta virtual: ventajas frente a las tradicionales

El auge del comercio a través de internet ha extendido el uso de las tarjetas virtuales. Este método de pago permite al usuario llevar un mayor control sobre sus compras electrónicas. Estas tarjetas tienen un funcionamiento y unas características muy similares a las tarjetas prepago. 

A través de la banca online, el propio usuario puede crear directamente la tarjeta virtual de su entidad financiera. En el momento de realizarlo, se asocia automáticamente a un número de tarjeta, una fecha de caducidad y un código de verificación (CVV). 

No obstante, funcionan de manera algo distinta a una tarjeta de crédito o débito convencional, yaa que mientras en una tarjeta de crédito se paga con la línea de crédito asociada, con la tarjeta virtual se utiliza el saldo que se haya recargado con anterioridad, como en el caso de una tarjeta prepago. De esta manera, para que una tarjeta virtual funcione es necesario recargarla cada vez que se quede sin saldo, para disponer así de dinero suficiente para realizar las transacciones necesarias.

 

Como ves, hay múltiples sistemas de pago y financiación a través de las tarjetas bancarias. Lo más importante es conocer el funcionamiento de cada una de ellas para ver cuál se ajusta más a tus necesidades y capacidades para asumir los pagos aplazados de un préstamo con intereses, ya que funcionan de igual manera que un crédito personal o un préstamo rápido. Infórmate previamente de las condiciones que ofrece la entidad financiera para sacar el mayor provecho a tu capacidad financiera. 

 

 


Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 delReglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y delConsejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@credita.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación ycancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable delTratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.