creditea
Cuando se solicita un préstamo personal, se hace con la intención y convicción de que podemos asumir esa deuda. No obstante, hay momentos en la vida en la que se presentan contratiempos, como un despido, una enfermedad, una separación o un gasto inesperado, que pueden desestabilizar el presupuesto familiar, impidiendo que podamo...

¿Qué pasa si no pago un préstamo?

Cuando se solicita un préstamo personal, se hace con la intención y convicción de que podemos asumir esa deuda. No obstante, hay momentos en la vida en la que se presentan contratiempos, como un despido, una enfermedad, una separación o un gasto inesperado, que pueden desestabilizar el presupuesto familiar, impidiendo que podamos hacer frente al pago mensual de la cuota que corresponda.

Cuando dejamos de cumplir con el pago regular de nuestro préstamo personal, lo normal es que la entidad financiera con la que lo tenemos contratado nos envíe un aviso bien por vía telefónica, correo postal o correo electrónico. ¿Qué podemos hacer si se nos presenta esta situación y no podemos hacer frente a la deuda?

¿Qué implica disponer de un préstamo personal?

El artículo 1740 del Código Civil (CC) español define «préstamo» como un contrato mediante el cual «una de las partes entrega a otra un bien fungible para que disfrute del él durante un tiempo determinado y una vez finalizado este periodo lo devuelva a su anterior dueño». Además, el artículo 1753 establece que «el que recibe en préstamo, dinero u otra cosa fungible, adquiere su propiedad, y está obligado a devolver al acreedor otro tanto de la misma especie y calidad».

Es decir, un préstamo personal es un contrato en el cual la entidad financiera o bancaria nos adelantará una cantidad de dinero, con la obligación de que se la devolvamos en un plazo de tiempo determinado, con unos intereses acordados previamente y unos gastos.

Además, este tipo de préstamo, como su propio nombre indica, exige una garantía personal. Esto quiere decir que el titular del préstamo ofrece como garantía todos sus bienes presentes y futuros. Del mismo modo, si se presenta un aval, el avalista asume el riesgo de hacerse cargo de forma solidaria de las deudas.

¿Cuándo prescribe una deuda de un préstamo personal?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que cuando nos comprometemos a solicitar y ser titulares de un préstamo personal, debemos tener la seguridad de que disponemos de la capacidad financiera suficiente para hacer frente al pago del mismo.

No obstante, ante cualquier contratiempo, también debemos ser conscientes de que ninguna deuda es eterna, todas tienen un plazo de prescripción, salvo que haya una resolución judicial que indique lo contrario. Por regla general, las personas que contraen una deuda tienden a pensar que su endeudamiento prevalece hasta que no se liquide la cantidad total que les han prestado, además de los intereses. Lo cierto, sin embargo, es que, en España, las deudas no son eternas, sino que están limitadas por la Ley 42/2015, de 5 de octubre, de reforma de la Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil (SP/LEG/18525), que establece un periodo máximo de cinco años para la extinción de deudas sin un plazo concreto especificado.

Pero entonces, ¿cuándo prescribe una deuda de un préstamo personal? En el caso del préstamo personal, la deuda se extingue también a los cinco años, tanto de los intereses como de la cantidad principal. Esta norma se aplica también a cualquier préstamo no hipotecario entre los que se incluyen las deudas de las tarjetas de crédito. En el caso de los préstamos hipotecarios, la deuda prescribe a los veinte años.

 

 

 

¿Me pueden embargar por un préstamo personal?

Antes de solicitar un préstamo es importante hacerse una serie de preguntas: ¿dispongo de una economía saneada?, ¿tengo los ingresos suficientes para afrontar la cuota mensual?, ¿necesito que alguien me avale?, ¿me pueden embargar por un préstamo personal?

Situarnos en cada uno de estos escenarios nos ayudará a no encontrarnos en el futuro en una situación no deseada. Ante la primera cuota que dejemos de pagar la entidad financiera comenzará a aplicar unos intereses de demora, cuya cuantía es superior a la de los intereses ordinarios. Estos se irán acumulando paulatinamente a la deuda inicial, de manera que seguirá creciendo mes a mes y cada vez deberemos una cantidad más elevada de dinero. Si esta situación se prolonga en el tiempo (generalmente entre tres y seis meses), finalmente la entidad financiera iniciará una reclamación por vía judicial.

Como hemos visto en líneas anteriores, un préstamo personal exige como garantía todos nuestros bienes presentes y futuros. Por lo que si no podemos asumir el pago y la reclamación pasa al ámbito judicial, lo más probable es que nos embarguen todos los bienes que estén a nuestro nombre.

¿Qué te pueden embargar si no pagas un préstamo personal?

A continuación, veremos qué te pueden embargar si no pagas un préstamo personal. Lo más común es comenzar por las cuentas bancarias y la nómina. Pero si la cantidad que adeudamos es muy elevaba, la sentencia judicial puede pasar por embargar la vivienda, el coche, la pensión, etc. En definitiva, cualquier bien necesario para saldar la deuda.

Además, si para que nos concedieran el préstamo fue necesario que otra persona nos avalara, el juez puede decidir que se embarguen, a su vez, los bienes de esta persona, ya que ha adquirido la responsabilidad solidaria de la deuda.

Por último, no olvides que no pagar un préstamo también conlleva que se inscriban tus datos en los ficheros de morosos como RAI (Registro de Aceptaciones Impagados) o el ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito). Esto dificultará o, incluso, imposibilitará que obtengas financiación en el futuro de una entidad financiera.

¿Me pueden embargar mi casa por un préstamo personal?

Aunque, generalmente cuando se solicita este tipo de préstamo no se aporta ninguna garantía real o hipotecaria, estamos implícitamente avalando esta deuda con la totalidad de nuestro patrimonio presente y futuro. Por lo que ante la pregunta: ¿me pueden embargar mi casa por un préstamo personal? La respuesta es sí, si el juez lo considera necesario, en función de lo elevada que sea la cantidad que debemos, puede dictaminar que se embarguen todos nuestros bienes, incluida la vivienda.

¿Cómo saber si puedo pedir un préstamo sin riesgo?

Después de toda esta información, si aún te preguntas cómo saber si puedo pedir un préstamo sin riesgo a perderlo todo, en este apartado, te damos las claves principales.

·         Antes de nada, asegúrate de que te encuentras en una situación financiera saneada y estable.

·         Comprueba que puedes hacer frente a la cantidad solicitada, así como a los pagos mensuales.

·         Negocia con la entidad unas cuotas y plazos que se adapten a tus necesidades.

·         Evita asumir nuevas deudas una vez seas titular del crédito.

Si a pesar de estos consejos ves que no vas a ser capaz de pagar las cuotas de tu préstamo personal, lo mejor es que te pongas inmediatamente en contacto con la entidad financiera. Normalmente, esta te ofrecerá una alternativa, como refinanciar la deuda, alargar el plazo de devolución o solicitar un periodo de carencia. En Creditea, por ejemplo, te ofrecemos préstamos personalizados que podrás pagar cómodamente en un plazo máximo de 36 meses. Además, si ya has abonado seis cuotas y te ves un poco apurado para pagar una de ellas, puedes solicitar un mes de respiro. Como ves, no hay nada que temer, todo es cuestión de organización y responsabilidad.

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.