creditea
En el día a día, es habitual encontrarnos con noticias que incluyen términos financieros que a todos nos resultan familiares. Sin embargo, por mucho que nos suenen, muchas veces no sabemos exactamente a qué se refieren, o incluso podemos no tener muy claras las diferencias entre unos y otros, ya que la terminología financ...

Términos financieros para tu día a día que todos necesitamos conocer

En el día a día, es habitual encontrarnos con noticias que incluyen términos financieros que a todos nos resultan familiares. Sin embargo, por mucho que nos suenen, muchas veces no sabemos exactamente a qué se refieren, o incluso podemos no tener muy claras las diferencias entre unos y otros, ya que la terminología financiera puede resultar compleja.

Por ello, y para poder ayudaros a gestionar mejor vuestras finanzas personales, os dejamos por aquí una breve recopilación con los términos financieros más útiles para vuestro día a día. ¡Comenzamos!

 

TIN: significado del Tipo de Interés Nominal

El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el precio que nos cobra una entidad por prestarnos dinero, y se expresa mediante un porcentaje del dinero que nos han prestado.

Además, el TIN suele ir referido a un periodo de tiempo concreto (que puede ser mensual o anual), y puede ser fijo o variable, en función de si se mantiene constante a lo largo de la vida del préstamo o no. Sin embargo, solo con el TIN no podemos hacernos una idea exacta del precio del préstamo, ya que el precio final dependerá de otros factores. Por todo ello, resulta mucho más habitual oír hablar del TAE.

 

¿Qué es el TAE en un préstamo?

La Tasa Anual Equivalente (TAE) es una tasa que incluye tanto el TIN como otros gastos que nos permitirán saber el coste total del préstamo. Así, el TAE nos indica el plazo concreto, las comisiones y los gastos que tendrá que abonar el consumidor y la frecuencia de pagos.

 

El TAE es mucho más útil que el TIN para el consumidor, ya que permite hacerse una idea más clara de lo que tendremos que pagar. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el TAE se calcula en términos anuales, por lo que, si nuestro préstamo tiene una duración de menos de un año, el TAE puede parecer más elevado de lo que en realidad es.

 

¿Qué es el Euríbor?

Otro de los términos que estamos habituados a escuchar, aunque a priori pueda resultar complejo, es el Euríbor (Euro Interbank Offered Rate). El Euríbor es el tipo de interés que se aplica en las operaciones entre bancos europeos.

Aunque pueda parecer que no afecta al consumidor, en realidad el Euríbor es un índice que se toma como referencia a la hora de establecer el interés de un préstamo hipotecario, por lo que es un valor que conviene tener en cuenta.

¿En qué me afecta la subida del Euríbor?

Lo primero que debemos saber es que hay dos tipos de hipotecas, las fijas y las variables. Una hipoteca fija mantendrá siempre el mismo tipo de interés, mientras que el tipo de interés de una hipoteca variable ira evolucionando con el paso del tiempo.

Así, a la hora de establecer cuál debe ser el tipo de interés de una hipoteca variable, se suele tomar como referencia la media mensual del Euríbor a lo largo de un año. Es por esto por lo que, cuanto más elevado sea el Euríbor, más tendremos que pagar nosotros por nuestra casa.

 

¿Qué son las tarjetas revolving?

Una tarjeta revolving es un tipo especial de tarjeta de pago con unas características muy concretas y que nos permiten hacer uso de un crédito revolving. Por ello, antes de poder analizar qué es una tarjeta revolving, vamos a ver qué es exactamente un crédito revolving.

Crédito revolving: una línea de crédito

El crédito revolving es una línea de crédito como la que os ofrecemos en Creditea. A través de un crédito revolving, se nos concederá una cantidad específica de dinero de la que podremos hacer uso cuando lo necesitemos, pagando únicamente por el dinero que hayamos usado. Dicho de otra manera, es un colchón de seguridad que podemos tener a mano para cuando nos haga falta.

Así, una tarjeta revolving nos permitirá utilizar esa línea de crédito. Como usuarios, podremos escoger qué importe pagar con esa tarjeta, aunque deberemos tener en cuenta que, una vez usemos ese dinero, tendremos que devolverlo junto con los intereses de la línea de crédito.

 

¿Qué es la amortización de un préstamo?

La amortización de un préstamo es el proceso a través del cual devolvemos el dinero y los intereses de dicho préstamo a la entidad que nos ha dejado el dinero. Para ello, tendremos que ir pagando periódicamente las cuotas de dicho préstamo en el plazo de tiempo que hayamos pactado con la entidad.

 

Cómo calcular la amortización de un préstamo:

Para calcular la amortización de un préstamo tenemos que tener en cuenta diferentes variables, como el TAE, el plazo de tiempo, el número de cuotas o incluso el tipo de amortización. Todas esas variables las pactaremos previamente con la entidad financiera, por lo que, si quieres conocer todo lo necesario sobre la amortización de un préstamo, te recomendamos que visites nuestro post sobre este tema.

 

Definición de tasas: ¿Es lo mismo pagar una tasa que pagar impuestos?

Aunque a menudo se usen como sinónimos, lo cierto es que tasas e impuestos son completamente diferentes, más allá de que ambas palabras hacen referencia al pago de determinados tributos por parte de los ciudadanos o los miembros de una comunidad. Veamos en qué consiste cada uno:

¿Qué es una tasa?

Para empezar, la palabra tasa puede referirse tanto a un tipo de tributo como al porcentaje que tendremos que pagar al devolver un préstamo. En este caso, vamos a centrarnos en la primera definición, la tasa como tributo.

Una tasa es una cantidad de dinero que se cobra como contraprestación directa a cambio de un servicio, por lo que en todo momento sabremos cuánto vamos a tener que pagar y qué vamos a obtener a cambio. Además, como el pago de las tasas es voluntario, podremos escoger si queremos esa cantidad de dinero para disfrutar de ese servicio. Un ejemplo puede ser la Tasa de Recogida de Basuras o las tasas que debemos pagar para poder desarrollar una determinada actividad comercial o para realizar determinados trámites dentro de nuestro municipio.

¿Qué es un impuesto?

Los impuestos son la cantidad económica que nos exige la administración pública para facilitar el estado de bienestar. Los impuestos son los tributos más importantes y los más habituales, y, a diferencia de las tasas, es obligatorio pagarlos. A cambio, no obtendremos una contraprestación específica. Sin embargo, son imprescindibles para poder redistribuir la riqueza y contar con servicios tan imprescindibles como la sanidad, la educación y las pensiones.

Los impuestos se pueden dividir, a su vez, entre directos e indirectos, dependiendo de si se aplican directamente sobre la capacidad económica de cada uno o sobre el consumo de bienes y servicios y la transmisión de bienes. Actualmente, contamos con una amplia variedad de impuestos, algunos de los cuales son muy conocidos, como por ejemplo el IRPF, un impuesto que vamos a conocer con más detalle. ¡Vamos a ello!

 

Declaración del IRPF: ¿En qué consiste este impuesto?

El IRPF, o Impuesto sobre la Renta de las Persona Físicas, se aplica sobre la renta que hayamos obtenido a lo largo de un año natural. Es el impuesto más importante en España, debido a su importancia cuantitativa y recaudatoria. Una vez al año, en torno al mes de abril, se abre el periodo para realizar la declaración del IRPF, aunque seguramente te suene más familiar si hablamos de la declaración de la renta.

La declaración de la renta es el proceso a través del cual declaramos el IRPF, lo que permite a los contribuyentes saber si han pagado más o menos impuestos de los que debían. En el caso de que hayan pagado de más, Hacienda les devolverá el dinero que les corresponda, mientras que, si han pagado de menos, deberán abonar una cuota extra a la agencia tributaria.

A la hora de hacer la declaración de la renta, una de las principales dudas es saber qué tipo de deducciones se nos pueden aplicar. Os lo explicamos.

 

Deducciones del IRPF:

Las deducciones del IRPF nos permiten deducir algunos gastos al hacer la declaración de la renta y, por tanto, reducir la cantidad final de nuestra declaración. Para hacerlo, tenemos que tener en cuenta que hay algunas acciones que nos permitirán llevar a cabo estas deducciones, como puede ser aportar una cantidad de dinero a nuestro plan de pensiones, comprar una vivienda, vender nuestra vivienda habitual o realizar donativos a una ONG. Si quieres saber más sobre la declaración de la renta, más adelante prepararemos un post con toda la información. ¡Estate al tanto!

 

El PIB, uno de los indicadores económicos más importantes

 

Vamos ahora con uno de los términos financieros más importantes, el PIB o Producto Interior Bruto. El PIB es el valor monetario de todos los bienes y servicios producidos en una región a lo largo de un periodo de tiempo determinado, normalmente un año. Como decíamos, es uno de los indicadores económicos más importantes, ya que mide la actividad económica de un país.

A la hora de analizar el PIB, hay que tener en cuenta que existen tres tipos de PIB: el nominal, el real o el per cápita. El PIB nominal tiene en cuenta el valor de los bienes y servicios en el momento de calcular el PIB, por lo que a veces puede ser engañoso. Así, muchos expertos recomiendan fijarse en el PIB real, que se calcula según el precio constante de esos bienes y servicios, eliminando los cambios que puedan surgir por una inflación o una deflación.

Por último, el PIB per cápita es la cifra resultante de dividir el PIB por el número de habitantes de esa región, lo que nos dará una medida de la calidad de vida que tienen dichos habitantes. Sin embargo, no tiene en cuenta las posibles desigualdades económicas, por lo que hay que tener en cuenta otros factores para hacerse una idea más precisa.

¿Qué es el PIB mundial?

Según lo que hemos visto, el PIB mundial sería el valor monetario de todos los bienes y servicios producidos en el mundo. Según los últimos datos, la economía mundial crecerá a lo largo estos dos años un 3,5%, aunque la previsión es que tienda a estabilizarse. Sin embargo, como hemos visto anteriormente, no tiene en cuenta las desigualdades entre países o entre personas, por lo que el PIB suele ser un dato utilizado a nivel macroeconómico.

 

Activos y pasivos financieros

Acabamos esta recopilación con dos de los términos más importantes a la hora de gestionar nuestras finanzas personales: los activos y pasivos financieros.

Un activo es aquel producto que genera ingresos para su poseedor, mientras que un pasivo es aquel que nos ocasiona gastos. Así, un ejemplo de activos serían las acciones de una empresa, mientras que un pasivo podría ser casi cualquier producto que compremos, ya que, si adquirimos un coche, ese coche irá perdiendo valor conforme pasa el tiempo, entrando así en la categoría de pasivos.

Para entender mejor la diferencia entre activos y pasivos, veamos el ejemplo de una vivienda. Hace años, al comprar una vivienda, sabíamos que su valor iba a ir subiendo, gracias a las tendencias del mercado. En ese momento, la vivienda era un activo, ya que su valor subía y, por lo tanto, nos iba a “generar” más ingresos. Sin embargo, con la llegada de la crisis, el valor de las viviendas comenzó a bajar, convirtiéndose en ese momento en un pasivo que nos generaba gatos. La conclusión es que, en algunos casos, serán las circunstancias del mercado las que marquen si un producto es un activo o un pasivo, por lo que conviene analizar la situación antes de lanzarnos a invertir en determinados productos.


 

 

Si necesitas contactar con nosotros, estaremos encantados de atenderte
De Lunes a Domingo
de 09:00hrs a 21:00hrs
Teléfono
Preguntas frecuentes
¿Qué es una línea de crédito?
Una línea de crédito es una cuenta virtual de la que puedes retirar dinero siempre que lo necesites y lo devolverlo de forma flexible. Si lo devuelves antes no tendrás que pagar intereses de cancelación y el importe total de tu crédito estará de nuevo disponible para otra ocasión. Una vez devuelto a tu cuenta virtual, vuelves a tener otra vez la cantidad inicial concedida para cuando te vuelva a hacer falta. Paga sólo por lo que hayas retirado.
TAE mínimo 24,90% - TAE máximo 381,28%.
Ejemplo:
Crédito de 5.000€ a devolver en 24 meses. Interés fijo anual 22,44%. Cuota mensual 260,48 €. Sin comisión de apertura, estudio o por cancelación anticipada con devolución del principal dispuesto. TAE 24,90%. Cantidad total a devolver 6.251,52 €. El tipo de interés variará en función del importe.

International Personal Finance Digital Spain SAU, en cumplimiento de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, y del Artículo 13 del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679, RGPD, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de Abril de 2016, le informa de los siguientes términos relativos a sus datos personales:

Responsable del Tratamiento: International Personal Finance Digital Spain, SAU, Avenida de la Albufera nº153, 4ª planta, 28038-Madrid, Tel: 902 201 232; email: hola@creditea.es
Datos de contacto del delegado de protección de datos: privacy@ipfdigital.com
Fines del tratamiento: Gestión y tramitación de su solicitud.
Base Jurídica del Tratamiento: (1) Consentimiento del interesado para los fines de la solicitud y (2)necesario para el cumplimiento de una obligación legal para el responsable.
Transferencia internacional de los datos: No
Ejercicio de Derechos: Tiene derecho a solicitar el acceso a los datos personales, a su rectificación y cancelación, a la limitación del tratamiento de sus datos a los fines especificados y a la portabilidad de los mismos.Puede solicitar el ejercicio de los derechos citados dirigiendo una comunicación escrita al Responsable del Tratamiento o bien un correo electrónico a hola@creditea.es.
Consulte nuestra Política de Privacidad.